El fiscal superior Rafael Vela Barba evitó comentar sobre la estrategia de la fiscalía de EE.UU. para el caso Alejandro Toledo. (Foto: Mario Zapata / GEC)
El fiscal superior Rafael Vela Barba evitó comentar sobre la estrategia de la fiscalía de EE.UU. para el caso Alejandro Toledo. (Foto: Mario Zapata / GEC)

El fiscal , coordinador del Equipo Especial para el Caso Lava Jato del Ministerio Público, expresó su satisfacción por la decisión adoptada por la justicia de Estados Unidos para que el expresidente permanezca detenido durante su proceso de extradición.

"Estamos satisfechos con la decisión del señor juez. Es parte de un trabajo conjunto en alguna medida, entre el sistema de administración de justicia peruano, a través de la Unidad de Cooperación Internacional, (...)  lo que ha hecho suyo como argumentos la Fiscalía Federal del Departamento de Estado y el Departamento de Justicia", declaró a la prensa luego de la audiencia.

Alejandro Toledo permanecerá detenido mientras dure el proceso de extradición por decisión del juez Thomas S.Hixson, de la Corte del Distrito Norte de California, por considerar que había elementos que permitían suponer que el exmandatario peruano podría fugar de Estados Unidos.

La fiscal federal Elise LaPunzina fue quien estuvo a cargo de solicitar que Toledo permanezca detenido. Como parte de su sustentación, confirmó que el FBI encontró una maleta con más de US$40 mil cuando arrestaron al expresidente en Menlo Park. La procedencia del dinero aún no se ha establecido.

Sobre este hallazgo,  evitó pronunciarse en estricto respeto de la estrategia de la fiscalía de Estados Unidos. "No podemos hacer un comentario directo. Todas estas argumentaciones han sido postuladas por la fiscalía norteamericana y el juez las ha resuelto en pleno respeto a las garantías (de Alejandro Toledo)", manifestó el fiscal peruano.

Por último, dijo que el proceso todavía está dentro de los plazos que suelen demorar las extradiciones desde Estados Unidos.

"Tenemos que ser muy respetuosos de la autonomía que tiene cada Estado. En alguna medida, corresponde que los fiscales federales y miembros del departamento de Estado y justicia hagan un control de legalidad para determinar que el señor Alejandro Toledo no es un perseguido político y que los cargos son graves y que son delitos tanto en Perú como en Estados Unidos", concluyó.