Alan García se amparó en sentencia para no contestar sobre temas incómodos. (Martín Pauca)
Alan García se amparó en sentencia para no contestar sobre temas incómodos. (Martín Pauca)

Llegó puntual y sonriente. Aseguró que respondería a todas las preguntas que le plantearía la , y anticipó que conversaría con la prensa al término de la sesión.

Sin embargo, en el marco del interrogatorio de cuatro horas –que se desarrolló en estricta reserva–, el expresidente no quiso contestar sobre el caso Business Track y tampoco dialogó con los periodistas, tal como lo había ofrecido.

Aunque el propio Alan García –en un extenso escrito de 55 páginas– insistió en una presunta , los legisladores apristas y Javier Velásquez y el presidente de la 'megacomisión', , señalaron que la sesión se desarrolló en un clima de cordialidad y respetando la potestad del exmandatario de responder solo aquello que considerara pertinente.

"Ha sido una reunión respetuosa de preguntas y respuestas. No ha habido ningún tema altisonante. Muchas veces se presentaron objeciones sobre políticas sectoriales, eran temas de discusión que podían llevar a otro plano, se puntualizaba y se avanzaba", sostuvo Mulder.

Expresó, además, su convicción de que, en el caso de los , "la responsabilidad no alcanzará" a García, quizá alentado por el hecho de que, aparte del testimonio del exrecluso por narcotráfico Carlos Butrón Dos Santos, (a) 'Brasil', "no hay otro testimonio que involucre directamente al expresidente por el tema de las conmutaciones", según confirmó el titular de la comisión, Sergio Tejada.

SE MOSTRÓ EVASIVOFuentes legislativas, sin embargo, informaron a Perú21 que, sobre este punto, el líder aprista se mostró evasivo.

A diferencia de su primer testimonio, en abril, cuando defendió la gestión de Facundo Chinguel como titular de la Comisión de Gracias Presidenciales, en esta ocasión tomó distancia de la política de conmutación de penas en favor de narcotraficantes y les trasladó la responsabilidad a funcionarios de menor rango encargados de su ejecución.

Más aún, pretendió que sus interlocutores centraran sus preguntas en casos específicos. "Algo imposible considerando que fueron 3,207 los narcotraficantes indultados durante la gestión de García", comentaron las fuentes.

"ME ABSTENGO"Otro tema que incomodó a García fue la denuncia sobre la supuesta manipulación de los USB en el caso Business Track, por lo que se abstuvo de responder. "Dijo que se acogía a lo declarado en sede fiscal", confirmó Tejada.

En el oficio entregado a la comisión, no obstante, García sí se pronuncia al respecto. Niega "rotundamente haber ejercido algún tipo de interferencia en el referido caso", y añade que dichas "insinuaciones" fueron desestimadas en 2012 por la Corte Suprema, "es decir, por una sentencia que tiene calidad de cosa juzgada".

PRÓRROGATejada, en tanto, reveló que la comisión ya ha iniciado la elaboración de su informe final debido a que el plazo para su presentación vence el 15 de noviembre.

Trascendió, sin embargo, que se solicitaría una prórroga de entre 15 y 20 días pues sus miembros han pedido participar colectivamente en la redacción y no dejar esa tarea exclusivamente a cargo del titular del grupo.

TENGA EN CUENTA

- En un escrito presentado el 18 de octubre ante el , la defensa legal del expresidente solicitó que se "exhorte" a la 'megacomisión' para que difiera la citación a fin de cumplir con el espíritu de la sentencia, reveló ayer el programa Buenas noches, de ATV+.

- La autoridad judicial, sin embargo, respondió que dicha potestad era de "exclusiva responsabilidad" del grupo de trabajo presidido por Sergio Tejada.