Carlos Castilloccastillo@peru21.com

La desaceleración de la economía ha despertado a los países vecinos, quienes están a la caza de lo que se dejaría de invertir en el Perú. El expresidente pide mirar el giro que ha dado Rafael Correa.

El presidente Humala declaró que la crisis ya nos ha alcanzado. ¿Le parece un comentario apropiado?En el Gobierno ha cundido un cierto desánimo al comprender que las cosas no salen como habían pensado con soberbia. Napoleón dijo en la Batalla de Marengo: "Es cierto que he perdido una batalla al mediodía, pero antes de que llegue la noche puedo ganar otra". Cualquiera que haya sido la explicación de las palabras del presidente, estamos a tiempo de enmendar rumbos, de recuperar tiempo perdido y llegar al fin del régimen con una mejor anotación en empleo y crecimiento económico. En segundo lugar, un general jamás se vuelve a su ejército para decirle: "El enemigo es poderosísimo, corremos el riesgo de perder". No puede vender desánimo ni desconfianza, hay que sostener la opción de la victoria y no dejar ningún espacio al término "vacas flacas" ni "derrota". Es un problema de comunicación.

¿Qué está pasando en el país?Son dos años de confrontación, destrucción de la obra del gobierno anterior para una campaña reeleccionista que ya se cayó y por su incapacidad para convocar nuevos capitales. La crisis internacional es una gran oportunidad para el Perú, no es del Perú, sino del mundo a favor del Perú. Los capitales que huyen de Italia, España, Portugal, Argentina y Venezuela necesitan un espacio de inversión rentable. Hemos perdido ocasiones maravillosas como Kuntur, de casi US$4 mil millones de inversión, que estaba lista pero se detuvo; Conga, donde se hizo el gasto político de decir que va y al último no fue; la ampliación del ducto de Camisea, donde se podía invertir US$900 millones y se crearían miles de empleos. Todo esto ha hecho que entremos al tercer año en una condición inferior a la que deberíamos tener.

¿Cree que las frases del presidente ahuyentan las inversiones en lugar de atraerlas?Usted tiene razón al plantear la preocupación. No se trata de engañar, sino de mostrar el lado fuerte. Cuando uno está en la línea de defensa frente al adversario, no puede estar gritando: "Han tomado el bastión N° 1". Eso puede originar que los bastiones 3, 4 y 5 comiencen a desertar. Hay que decir: "Vamos a fortalecer el bastión N°1", pero eso lo dicen los generales que tienen conceptos estratégicos que otros niveles de oficialidad no tienen.

¿Cree que el presidente Humala debería convocar a alguien de la oposición para que presida el gabinete?Yo no iría tan lejos, pero sí hay personalidades respetadas. Cuando se produjo la caída del régimen fujimorista, el presidente de transición convocó a una personalidad respetada como Javier Pérez de Cuéllar y nadie podía negarse a colaborar con él. Después de dos años se hace la convocatoria y yo digo: aquí están los técnicos y los exministros que trabajaron conmigo, y estoy seguro de que no se van a negar a colaborar, pero le toca al presidente decidir qué personalidades de quilates convoca para sortear este momento. En el Perú hay posibilidad de hacer gabinetes de lujo, que no tiene por qué ser aprista, ni fujimorista, ni izquierdista. No estoy lanzando indirectas a posibles cambios.

¿El Apra ha puesto como condición la salida del primer ministro para acudir al diálogo convocado por el Gobierno?Yo respondo por lo que digo y no pongo condiciones. Antes de que nos convoquen –y le pido por favor que destaque en su periódico–, el 20 de junio presentamos seis páginas con propuestas para el crecimiento, la educación y la seguridad pública que no fueron respondidas ni comentadas. Solo recibimos insultos de ciertos parlamentarios. Este es el momento para poner el hombro.

Cuando se convoca a un diálogo, las partes deben estar dispuestas a ceder posiciones. ¿Cree que el Gobierno debería hacer algunos cambios como una apertura al diálogo?No quiero dar lecciones sobre manejo operativo de un gobierno. Eso le toca al presidente. No es un problema de personas sino de actitud y de voluntad sincera de coincidir en ciertos temas. Mire, el presidente Rafael Correa durante siete años levantó como bandera que en la zona de Yasuni, que él mismo declaró como reserva natural, de ninguna manera se utilizaría para petróleo, pero ayer levantó el veto porque necesita recursos. Algunas voces se van a levantar en su país y en su partido, pero él responde por todo el país, y ese es un cambio de ruta positivo. No se puede sentar y esperar que caiga el maná del cielo. Tiene que salir a buscarlo.

¿Cómo cree que se puedan recuperar esos dos años?Le garantizo que con una buena comunicación, con gestos, decisión y concertación, dejando las confrontaciones y los adjetivos. No olvide que lo único que esperan los inversionistas es seguridad de que no les cambiarán las reglas de juego ni los expropiarán, sino que tendrán condiciones y velocidad en las decisiones que les permitan recuperar su inversión. Lo que dejamos de invertir aquí, mañana ya puede estar en Chile. Chile se ha dado cuenta de eso y ha hecho proyectos de inversión para los próximos 10 años de US$112 mil millones, y le advierto que esos sí saben perseguir al que tiene que poner el dinero. Hay que mover algunas cosas, las cosas cambian. Si en el pasado puso algunas condiciones, en medio de las crisis hay que flexibilizar un poco esas condiciones, no tener miedo.

¿El Gobierno siente miedo?A mí me da la impresión de que a veces hay cierto temor –no le regalo el titular fácilmente– a corregir y flexibilizar cosas, como lo ha hecho Rafael Correa. Eso se llama realismo, tener sentido de oportunidad. El tipo que se encierra en lo que dijo el primer día está liquidado y liquida al país con él.

Recuerdo que en su gobierno insistía en que teníamos que vencer a Chile en iniciativas. ¿Cree que los países vecinos están esperando que bajemos la guardia para aprovechar esas inversiones?La vida es una competencia desde el primer momento de la fecundación. Por consiguiente, oportunidad y obstáculos que pongan aquí los aprovechará el vecino. Siempre he dicho que admiro a Colombia como mi segunda patria, pero va a tomar una velocidad enorme que nos va a quitar la corona. Señor Humala, recibió un país que crecía 8%, que reducía cada año 4% la pobreza, que había triplicado sus exportaciones, que había triplicado sus reservas y que tenía más empleo. Con esta viada, había que pisar el acelerador y continuar, pero nada. Dijeron: 'Deténgase a revisar si el estadio tenía un hueco porque esto lo hizo el que quiere ser candidato'. Con esos problemas psicológicos y personales no se llega a ningún lado. En los cinco años quise darle una forma inteligente y hasta deportiva a nuestra rivalidad con Chile. En vez de comprar bombas, dije 'vamos a ganarles porque los peruanos somos más inteligentes; lo que hicieron bien, lo vamos a hacer mejor', y crecíamos 8% mientras Chile en 4%, convocamos más recursos. La pobreza se redujo aquí 18% y allá 1%. Yo dije: 'Esto continuará', pero qué tenemos, Chile subió a 5.6% y el Perú bajó a 6%, y parece que va a ser menos.

¿Nos empataron el partido?Nos han empatado y nuestro vecino del norte ha decidido un cambio de rumbo realista y pragmático y les da la bienvenida a US$3,500 millones, mientras aquí estamos en los estudios. No es la crisis, son las demoras e indecisiones que han detenido la velocidad.

¿Cree que Nadine Heredia no será candidata?Creo en lo que ha dicho la señora Humala. Creo que Nadine Humala ha dicho la verdad.Además, en el supuesto negado de que haya sido una estrategia, el Perú no va a acompañar eso, se lo garantizo. El Perú se sentiría burlado, tonteado, respondería de mala manera. Sí creo que, en el futuro, la señora Humala y su esposo van a tener sitio, y se lo dije la última vez que conversé con el presidente. Si al terminar el Gobierno tienen buenos datos, nadie duda de que estas personas tendrán participación política. Me tocó enfrentar, en mi primer gobierno, un país terrible con terrorismo espantoso y una crisis brutal. En el segundo gobierno me tocó detener al chavismo, que hubiera destruido al Perú. ¿Cuánto costarían las empresas si ellos hubieran ganado en 2006? ¿Qué empleo habrían generado? ¿Qué pobreza se habría reducido? Estaríamos comprando papel higiénico al extranjero, como Venezuela, y peor porque no tenemos petróleo en cantidad. Detuvimos eso, el país creció y la pobreza retrocedió. El último servicio al país ha sido evitar que el chavismo volviera por la ruta del continuismo

¿No cree que la primera dama se sienta tentada a postular en vista de que no hay cuadros en su partido?No. Pienso que la señora Humala ha demostrado destreza e inteligencia política, además de capacidad de comunicación. Creo que es muy consciente y no se dejaría arrastrar por los segundones que siempre están buscando quedarse en algunos cargos.

¿Reconoce que este operativo en el que se dio muerte a los terroristas 'Alipio' y 'Gabriel' es una victoria para el Gobierno?Esa una buena noticia, tanto es así que en la misma mañana que lo supe lo saludé a través de los medios. No se trata de la muerte de personas, sino del hecho fr que el Estado se está imponiendo en ciertas zonas. No creo en mezquindades porque la gente lo percibe de inmediato. Dicho eso, me parece que hay algunos detalles que deben ser conocidos.

¿Cree que hay cosas por aclarar de ese operativo?Evidentemente, he escuchado que hay una especie de escuadrón fantasma, sin nombre. Eso no existe ni debe existir nunca en democracia.

¿Le preocupan las contradicciones entre Defensa y el Comando Conjunto?Puede haber mala información entre ellos. Me preocuparía si los hechos no fueran exactamente como aparecen. Eso lo verán más adelante quienes lo investiguen, los congresistas y los fiscales.

¿Qué está fallando en materia de seguridad ciudadana?Sería fácil dar una receta genérica. Hay que aceptarlo, es un problema que viene de años, que viene del desarrollo económico, hay más dinero y más tecnología. El problema es que la tecnología policial no crece a la misma velocidad. La delincuencia crece en ascensor y los medios policiales van por la escalera…

Perdón, ¿usted le está dando la razón al ministro Pedraza, quien dice que la inseguridad es consecuencia del crecimiento económico?En parte sí, es evidente. Por eso, en los países más ricos siempre hay delincuencia, y otros problemas sociales se expresan a través de la delincuencia

¿Cómo evitar la repartija en el caso del TC y del BCR?A mí me gusta más el sistema tipo Consejo de la Magistratura. Creo que debe despartidarizarse la elección. Se dice que el Apra hizo 'repartija' en años anteriores. ¿Cómo? Solo éramos 36 de 120. Mencióneme una resolución que favorezca al partido, no la hay.

NARCOINDULTOS

- ¿Se arrepiente? Jamás. ¿Por uno o dos van a descalificar los cinco mil casos? Todos los países caminan hacia la conmutación. Otra cosa es el escandalete que es parte del Gobierno y su zarzuela electorera.

- ¿Facundo Chinguel es probo? Espero lo que determinen el Ministerio Público y el Poder Judicial. No me adelantaré a las cosas. ¿Quiere un titular? No se lo voy a dar.

- ¿Pastor fue 'mesa de partes'? Eso es bajar mucho la condición que debe tener un ministerio que da su opinión y analiza las cosas.

SOBRE FUJIMORI

- ¿Arresto domiciliario? Los abogados pueden discutir un siglo con sus leyes y reglamentos, pero los políticos debemos pensar qué le conviene al país. Una vez que el presidente respondió: 'No hay indulto', no lo hay, pero si después se dice: continuará preso pero en su vivienda porque es una persona de 75 años –que tiene enfermedades y que ha sido elegido dos veces presidente del Perú y no es una amenaza–, yo digo que no estaría mal. Me parecería que el corazón de la gente, de la inmensa mayoría, diría que esté preso, pero en su casa.

- Muchos dicen que su condena es un ejemplo. Pero ese ejemplo ya fue sancionado, encarcelado, tratado con dureza por la opinión pública, por los medios y los partidos. De niño aprendí a no perseguir al débil, a no ensañarme con el vencido. Siempre pienso que la piedad da mejores frutos en la historia.

- ¿Lo visitaría? Si llegara a estar en su domicilio tal vez. Tendría interés en saber qué pasó. Siempre he tenido interés en saber cuándo escribirá sus memorias para saber qué ocurrió, pero no está en mi propósito hacer visitas.