(GEC)
(GEC)

Víctor Manuel Malca Villanueva fue otro oficial de las Fuerzas Armadas que durante la dictadura de participó de la compra ilegal de armamento. A esos militares, dirigidos por el ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos, se les conoció como el “grupo de los cuatro”, cuyo propósito era generar ganancias ilícitas con esas adquisiciones amañadas. Malca, quien llegó a ser ministro del Interior y de Defensa, y hasta embajador en Estados Unidos, registró un desbalance patrimonial de más de 15 millones de dólares. Estuvo prófugo hasta su muerte, en 2015, y quedó impune.

Pero hoy, más de 20 años después de cometidos esos delitos que fueron demostrados en una sentencia contra Montesinos en el año 2007, el Ministerio Público se encuentra detrás de parte de ese dinero que Malca escondió en una cuenta de un banco mexicano.

Un millón 539 mil 265 dólares es el monto que busca recuperar el fiscal de extinción de dominio Hamilton Castro, que ya es un experto en reponer el dinero que el Estado perdió en el corrupto régimen fujimorista.

MIRA: Las extrañas decisiones de Ávalos en el equipo especial del caso Cuellos Blancos

En 2018, por ejemplo, Castro logró la repatriación al Perú de más de US$14 millones que habían sido ocultados en Suiza por Alberto Venero Garrido, testaferro de Montesinos. Venero, al igual que Malca, conformaba el “grupo de los cuatro”.

El caso de Malca está a unas semanas de concluir con una sentencia. Si el Poder Judicial acoge la demanda del fiscal Castro, el Perú pasará a poseer esos activos. No se trata de un caso penal –no hay acusados ni sentenciados–, sino uno de extinción de dominio: un proceso en el que se recuperan bienes y propiedades que fueron adquiridos con fondos ilegales.

Por recuperar

La Fiscalía de Extinción de Dominio funciona de manera diferente. Se activa cuando existen indicios suficientes para considerar que la compra de una propiedad se hizo con dinero proveniente de un delito.

Es decir, cuando una persona no puede justificar la fuente del dinero con el que hizo la adquisición. Y aquí entran a tallar varios casos.

Uno de ellos es el del expresidente Alan García. Si bien García ya no es investigado penalmente por estar fallecido, eso no ha detenido el proceso para recuperar propiedades que, según la fiscal Marita Rengifo, habrían sido adquiridas con dinero producto de la corrupción.

Entre ellas se encuentran la casa ubicada en la calle Manuel Freyre Santander (US$830 mil), donde el exmandatario se disparó un balazo en la cabeza; el estacionamiento para yates que registra en el Lima Marina Club; y una inversión de US$840,874 sobre un edificio.

En el 2020, el Ministerio Público recuperó para el Estado cerca de 20 millones de dólares por extinción de dominio. Los bienes y cuentas incautados estaban relacionados a delitos como el tráfico ilícito de drogas, el contrabando, la minería ilegal, el lavado de activos y el narcotráfico.

Solo en lavado de activos se han registrado montos por US$5 millones y US$906,367 por financiamiento de terrorismo. La Fiscalía de Extinción de Dominio fue creada recién hace dos años. Hasta 2019 era parte de las funciones de los fiscales de lavado de activos. Pero desde que se separó ya tiene mucho trabajo por hacer.

Tenga en cuenta

-En 2020, el Ministerio Público logró repatriar US$ 8 millones e intereses de una cuenta en Suiza del empresario israelí Moshe Rothschild Chassin, vinculado a la compra sobrevaluada de aeronaves durante el gobierno de Fujimori.

-Otro caso emblemático es el de Nelly Evans Risco, sentenciada por terrorismo. Se identificó una cuenta en Suiza con US$906,367, dinero que habría servido para financiar actos terroristas en el país.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Antonio Pratto: “El Minsa dio muchas excusas para no comprar otras vacunas”