(Reuters)
(Reuters)

Gran polvareda ha levantado el presentado por el presidente para, según la solicitud oficial, realizar "visita de trabajo", pero que se trataría, a todas luces, para concretar una visita al mandatario venezolano , quien se encuentra en la isla por su delicado estado de salud.

Aunque , congresistas de diversas bancadas coincidieron en que Humala tendrá que asumir un 'costo político' por este acercamiento a Chávez, en momentos en que busca perpetuarse en el poder, pese a que su salud es incierta.

La parlamentaria consideró que la situación es muy complicada, pero lamentó que el Ejecutivo no diga la verdad, que el viaje del mandatario a La Habana es para visitar a Chávez, en vez de esgrimir la excusa de la "cooperación bilateral" con Cuba.

La legisladora de Alianza por el Gran Cambio se mostró en contra del viaje porque significaría un respaldo del Perú al cuestionado régimen chavista. "El presidente de la República tendrá que asumir políticamente esta situación", señaló en RPP.

"QUE SE MANTENGA AL MARGEN"Por su parte, el congresista aprista coincidió en que Humala busca 'sorprender' al Congreso al disfrazar el real motivo del viaje, por lo que instó al Gobierno a que no se inmiscuya en la autonomía del país vecino.

"Venezuela vuelve a entrar en elecciones, y para el Perú es mejor que se mantenga al margen", manifestó.

En tanto, también resaltó que el jefe de Estado deberá asumir las consecuencias políticas de esta decisión.

"Creo que no se le puede negar el permiso, y el presidente Ollanta va a asumir la responsabilidad de una visita de esta naturaleza a Chávez, que además no podrá visitarlo porque, según prensa española, no recibe visitas y está en un coma inducido. Es una visita muy politizada", acotó.