(USI)
(USI)

¿Una mirada al ALBA? Después de que se revelara que , que debilitaría a la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA), los congresistas Carlos Bruce, Luis Galarreta y Luis Iberico advirtieron el peligro que podría significar tal decisión.

"Este es un tema grave porque puede confirmar lo que algunos pensamos: que en los altos niveles del Gobierno, Ollanta Humala comparte la misma posición que tiene el presidente Correa con respecto a la libertad de prensa. Eso es peligroso porque debilita los sistemas democráticos en la región", dijo (CP).

Por eso instó al canciller a que explique dicho respaldo porque "es un contrasentido sumarse a la propuesta de un presidente que no es precisamente hincha de la libertad de prensa".

Similar preocupación expresó el congresista (APGC), quien manifestó que la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso debe pedirle a la Cancillería que aclare qué gana apoyando la propuesta de Correa. "A lo mejor detrás está la agenda del ALBA y solo están esperando dar el zarpazo", declaró.

A su turno, el congresista manifestó que si el Perú sigue el ejemplo del presidente de Ecuador, tendría un derrotero orientado al silenciamiento y a la agresión contra la prensa independiente. El también periodista enfatizó que todos conocen la conducta que los presidentes de Ecuador, Argentina y Venezuela tienen frente a la libertad de prensa y por eso el Congreso debe estar alerta.

HABLA LA CANCILLERÍAEn tanto, a través de una nota de prensa, la Cancillería señaló que el Perú "no ha vertido expresión crítica alguna respecto de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión" y que como una muestra adicional de su compromiso con la Comisión, se realizó a favor de ella una contribución voluntaria.

TENGA EN CUENTA

- La Relatoría para la Libertad de Expresión de la OEA es la única que tiene carácter "especial", pero en la Declaración de Guayaquil, del 11 de marzo, se propuso que "todas las relatorías sean especiales" para debilitar a la primera.

- Rafael Correa también quiere que la sede de la CIDH sea Argentina.