El asesor presidencial en temas de seguridad y defensa nacional, coronel en retiro , se vio obligado a dejar las sombras en las que suele moverse para tratar de desmarcarse del nuevo escándalo que salpica a Palacio por los nexos entre Óscar López Meneses, exoperador de Vladimiro Montesinos, con el Gobierno.

Villafuerte, vinculado también a la red de corrupción del fujimontesinismo de los 90, dijo que no conoce a López Meneses, quien era resguardado por la Policía hasta antes de la denuncia periodística de hoy, que motivo además el relevo del alto mando policial.

"No conozco a López Meneses y no he tenido ningún tipo de relación con él", alegó, tras asegurar que tampoco que reunió con él en un restaurante. "Cuando salgo solo lo hago con familiares, es una regla que tengo, porque ya sé qué puede pasar si me siento con un extraño en una mesa", anotó.

Villafuerte sostuvo también que su trabajo se limita a aconsejar al mandatario en temas de "seguridad y defensa nacional". "Con la función policial no tengo nada que ver, no es mi tema", refirió.

El asesor, tambiénacusado de orquestar una red de espionaje e interceptación telefónica a periodistas y políticos opositores al actual régimen, agregó que es "respetuoso de la democracia, la constitución y las leyes" y que las políticas de seguridad las decide el presidente Humala y sus ministros.

"Anteriormente no he salido a declarar porque no lo he considerado pertinente. Me indigna que me relacionen con hechos prácticamente antidemocráticos, y salgo a aclarar aspectos inexactos que no se ajustan a la realidad", indicó.