Una reciente inspección judicial a las celdas de los cabecillas de Sendero Luminoso, , Elena Iparraguirre, así como de otros criminales de ese grupo subversivo, revela que estos cuentan con una serie de comodidades y beneficios que no tienen otros reos.

Las autoridades del Ministerio Público ingresaron a la Base Naval del Callao y al penal de mujeres de Chorrillos —donde están recluidos Guzmán e Iparraguirre, respectivamente— para buscar documentos que revelen el nexo entre Sendero Luminoso y el Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales ().

De acuerdo a las imágenes difundidas por el programa Sin Medias Tintas, en la primera intervención realizada a la celda de Guzmán se encontró nada menos que una televisión plasma y un DVD.

"Ustedes no saben lo que hacen como siempre, se los digo con toda tranquilidad. No simplemente cumplan lo que les mandan porque sí", dijo desafiante el genocida a las autoridades, luego de que estos le indicaran el propósito del registro.

La intervención tardó un par de horas y se encontró varios documentos con anotaciones de Guzmán, los cuales resultaron claves para probar el vínculo entre Sendero y el Movadef. Todos ellos estaban relacionados con la inscripción de este movimiento ante el como partido.

Cabe indicar que estas diligencias son parte del operativo Perseo 2014 —realizado el pasado abril—, que terminó con la* captura de los principales líderes del Movadef*, una organización que para la Policía es la continuación del sanguinario Sendero Luminoso.

INTERVENCIÓN EN CHORRILLOSSimilar situación se observa en el penal de Chorrillos, donde están recluidas Elena Iparraguirre, Margie Clavo Peralta, Maritza Garrido Lecca y otras mujeres terroristas.

En dicho recinto penitenciario, estas recibieron a jueces y fiscales a cargo de la inspección con arengas senderistas, sin que ningún agente del ejerza control sobre ellas.

Luego, la propia Iparraguirre reunió a las mujeres reclusas para discutir si se les permitía a las autoridades la intervención en sus celdas.