Abanto sobre recusación de Concepción: 'Prefirió ser un ciudadano indignado y dejar de ser un juez imparcial'

Abogado de Jaime Yoshiyama aseguró que jamás cuestionó personalmente al juez Concepción Carhuancho hasta el 1 de enero.

Redacción Redacción

El abogado de Jaime Yoshiyama, Humberto Abanto , aseguró que el juez Richard Concepción Carhuancho cometió "un adelanto de opinión evidente, manifiesta e inocultable".

Por ello, consideró que esta fue la razón principal por la cual la Sala Penal de Apelaciones Nacional decidió apartarlo del Casco Cócteles, que involucra a Keiko Fujimori y Fuerza 2011 (hoy Fuerza Popular).

"Jamás he cuestionado personalmente al juez Concepción Carhuancho hasta el 1 de enero de este año, cuando el señor sale y dice que Fuerza Popular ha capturado el Ministerio Público y que hay un pacto de impunidad y un intercambio de blindaje con Pedro Chávarry para sacar a fiscales", manifestó.

En diálogo con Canal N, Abanto remarcó que Concepción Carhuancho prefirió actuar como un ciudadano indignado y no como un juez imparcial cuando habló sobre la remoción de los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez del Equipo Especial Lava Jato.

"El que se apartó fue él porque fue consciente de su declaración. Él hizo una elección: prefirió ser un ciudadano indignado y dejar de ser un juez imparcial. Como ya no puede ser un juez imparcial, no debe seguir en este caso. Eso es lo que nos ha dicho la sala, acogiendo los argumentos que hemos presentado", refirió.

En ese sentido, Abanto dijo que esperaron "pacientemente" que el titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria "se comportara como debiera haberse comportado".

Respecto a su patrocinado, el abogado advirtió que "es probable" que Jaime Yoshiyama sea operado nuevamente, razón por la cual no podría retornar al Perú, ya que corre el riesgo de perder la visión si se sube a un avión.

"Jaime no tiene un problema de parálisis, no es cuadrapléjico, no es ciego. Tiene el problema de no poder embarcarse al Perú porque el cambio de presión que hay (las cabinas de los aviones están presurizadas) podría provocar la pérdida del ojo", aseveró.

Ir a portada