El último jueves por la mañana, el Poder Judicial autorizó allanar dos locales de como parte de las investigaciones por el caso  La sorpresa fue general.

La diligencia, que tenía como fin encontrar posibles documentos que puedan comprometer al partido fujimorista con la constructora brasileña, cayó como un baldazo de agua fría a los miembros de esta agrupación política. Incluso, a su misma lideresa, .

La ex candidata presidencial, al enterarse de la allanamiento, sostuvo firme que "no nos van a callar, no nos van a doblegar, seguiremos firmes luchando contra los corruptos (…) Es falso que Fuerza Popular tenga doble contabilidad". 

Sin embargo, más polémica causó la presencia de la presidenta de la Comisión Lava Jato en la diligencia. Rosa Bartra es la congresista fujimorista que preside la investigación que realiza el Congreso en referencia a los pagos y sobornos que Odebrecht realizó en Perú para ganar obras.

En su defensa, solo insistió en decir que "no tengo sobre mis espaldas ningún peso moral que me descalifique, no tengo sobre mis espaldas ningún acto delictivo que me descalifique". 

Por el otro bando, la bancada oficialista también tuvo otra sorpresa: la citación de la primera dama, Nancy Lange, a la Comisión Lava Jato para que declare, en condición de testigo, sobre su vinculación con la empresa Latin America Enterprise Capital Corporation, la cual tiene la misma dirección que la compañía First Capital, la misma que asesoraba a proyectos de Odebrecht en Perú.

"El abuso del fujimorismo no conoce límites. Meterse con la familia del presidente y citar a la Señora Nancy Lange es una canallada", afirmó el parlamentario Gilbert Violeta. En tanto, el congresista Juan Sheput calificó de "bajeza inaceptable" la citación. 

Puedes leer más reacciones de los políticos en esta fotogalería.