La tecnología nos soluciona la vida. La inteligencia artificial sigue evolucionando día a día pero ¿y nuestra inteligencia? Fernando Armas hace una reflexión al respecto, siempre con su espíritu alegre.

Ir a portada