La K sigue en el día a día. Pero no todas las K son malas y aquí Fernando Armas te explica por qué no debes tenerle miedo a esta letra.

Ir a portada