El terrorismo sembró el terror a finales de los 80 e inicios de los 90, y lo hizo en varias provincias del Perú. Ayacucho, Apurímac, Huánuco y Huancavelica, fueron algunas de las regiones más golpeadas y que recibieron mayor impacto por parte del sanguinario movimiento.

  • Redacción PERÚ21
  • 22 de mayo de 2021 08:34 p.m.