Luego de que Olivia Arévalo Lomas, lideresa de la comunidad shipibo-conibo, fuera asesinada de cinco balazos en la localidad de Yarinacocha, en , las amenazas a los representantes nativos continúan. 

Este viernes, el periodista Cecilio Soria denunció haber encontrado una amenaza de muerte contra Magdalena Florez Agustín y Bernardo Murayari Ochavano en la Comunidad Intercultural Nueva Era. Los mencionados son líderes de comunidades nativas en esta región del sur. 

Junto a dos balas, Soria encontró una carta donde se lee: "Tienen 48 horas para que se larguen. Una bala para cada uno de ustedes sino lo hacen, van a ver las consecuencias que les va a caer más plomo".

La noticia fue compartida por el Instituto Prensa y Sociedad (), quien condenó estos ataques y pidió a las autoridades ofrecer apoyo a los líderes de las comunidades nativas. 

TAGS RELACIONADOS