Juegos Panamericanos

Ha pasado una década desde la violenta protesta del Tacnazo y sede de la prefectura sigue en ruinas

Violenta protesta para exigir más recursos del canon minero dejó como saldo la muerte de dos personas, más de un centenar de heridos y el incendio de la sede de la Prefectura. Hasta ahora los responsables no han sido sancionados.

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Han pasado 10 años del Tacnazo, una violenta protesta para exigir más recursos del canon minero, que dejó como saldo la muerte de dos personas, más de un centenar de heridos y el incendio de la sede de la Prefectura.

La actual prefecta Angela Cueto y el entonces prefecto Victor Raúl Urviola Hani, quien vivió en carne propia el ataque a la sede, lamentaron que el expediente para la reconstrucción se haya estancado porque no han podido subsanar una serie de observaciones delInstituto Nacional de Cultura.

Cueto indicó que debido a que se trata de un Patrimonio Histórico de Tacna, debe mantener la arquitectura original y rescatar lo que queda en pie.

Asimismo, sostuvo que se viene gestionando un nuevo presupuesto para la reconstrucción, el cual asciende a 7 millones de soles y podría ser asumido por la Municipalidad Provincial de Tacna.

TRISTE RECUERDO

Urviola Hani
, que en aquel entonces se desempeñaba como prefecto, recordó con lágrimas como ese 30 de octubre del 2008, los enardecidos manifestantes, que reclamaban una mayor distribución del canon minero, rodearon la sede de la Gobernación, en pleno Centro Cívico.

Superaron en número a los agentes de la Policía e ingresaron a a sede, en la actualidad inhabitable.

“Había vándalos entre los manifestantes, saquearon todo, nos atacaron a todos, amenazaban con matarnos, logramos escapar y ya todo ardía en llamas”, contó.

SIN SANCIÓN

En tanto, de las 43 personas acusadas por la Fiscalía por los actos vandálicos, ninguna ha sido sentenciada, pese a las fotos y videos presentados. Debido a la revuelta, se declaró Tacna en emergencia por 30 días.

Sigue actualizado en nuestra APP

Ir a portada