Un sujeto aceptó haber de su hija por varios años en y en su afán de justificarse, increíblemente, culpó a ella de toda responsabilidad. 

La indignante justificación del sujeto, identificado como Alejandro Gómez Sangay (42), la dio frente a los ronderos de Cajamarca.

Él indicó que los ultrajes empezaron cuando la víctima tenía 13 años y ambos vivían en el poblado cajamarquino de Chinchimarca.

La víctima contó su situación a los ronderos con el temor de que a su hermana de 15 años, que aún vive con su padre, le pase lo mismo.

El sujeto fue castigado por los ronderos. Fue allí que dio la indignante excusa sobre su actuar. "Ella se metió a mi cama cuando estaba borracho", dijo  a Cajamarca Reporteros, medio que difundió esa entrevista en  Facebook.

Los ronderos entregaron al sujeto a las autoridades y exigieron que le caiga todo el peso de la ley.