Módulos Temas Día

Sofía Carrillo: "No merecemos como país un personaje como 'La Paisana Jacinta'" [OPINIÓN]

La periodista y activista comparte su opinión sobre el polémico personaje de 'La Paisana Jacinta' y la película de la misma que se acaba de lanzar hace unos días a nivel nacional. 

Sofía Carrillo (Luis Centurión/Perú21)

Sofía Carrillo (Luis Centurión/Perú21)

"El derecho a la no discriminación no debería requerir mayor argumentación", señala Sofía Carrillo. (Luis Centurión/Perú21)

Sofía Carrillo (Luis Centurión/Perú21)

Redacción PERU21
Redacción PERU21

Por: Sofía Carrillo, periodista y activista. 

¿Es censura o es exigir nuestro derecho a no ser discriminados? En estas últimas semanas la puesta en cartelera de la película nacional “La Paisana Jacinta” , personaje televisivo que ha sido cuestionado, no por gustos y disgustos banales, sino porque lo que representa, es finalmente lo que debemos rechazar como sociedad: el racismo como ideología y la discriminación racial como práctica.

Hay muchas voces que expresan solidaridad y respaldo a la película. Otras que plantean que ni siquiera debe ser cobijada por las cadenas de cines en el país. Lo cierto es, que todo hace indicar que la presencia del público no es menor en las salas y, esto por más que nos moleste a algunos es una realidad innegable.

Digamos, tendríamos más de un motivo para decirle no a personajes que refuerzan estereotipos racistas y discriminatorios; pero nada de lo que hagamos o digamos es suficiente:

1) No nos es suficiente que el Comité de las Naciones Unidas contra la discriminación racial recomiende al Perú “evitar la propagación de mensajes, programas y publicidad que difunden representaciones estereotipadas de pueblos indígenas y comunidades afroperuanas”.

2) No nos es suficiente que el Comité de las Naciones Unidas contra la discriminación racial observe y señale que “a pesar de las medidas adoptadas para luchar contra la discriminación racial, que incluyen medidas administrativas contra medios de comunicación, sigue preocupado por las actitudes discriminatorias que aún se encuentran profundamente arraigadas en la sociedad peruana y lamenta que en los medios de comunicación persista la difusión de estereotipos negativos de pueblos indígenas y de afroperuanos, como es el caso del programa televisivo La Paisana Jacinta”.

3) No nos es suficiente que colectivos de organizaciones indígenas en el país expresen que estas representaciones son una vulneración al derecho a la no discriminación. No nos es suficiente nada. ¿Por qué? Porque somos una sociedad racista y discriminatoria. Así de claro y así de doloroso. Nos cuesta aún colocarnos en el lugar del otro, aunque en realidad no debería sentir esta afectación como un “tema” de otro, sino como una situación que nos involucra a todas y todos como sociedad.

Paisana Jacinta

Paisana Jacinta

'La Paisana Jacinta: en búsqueda de Wasaberto' llevó a 47 mil personas al cine en su estreno del pasado jueves. 

Paisana Jacinta

El decir que no merecemos como país un personaje como “La Paisana Jacinta” en la pantalla grande no es una restricción a la libertad de expresión es hacerle un alto al racismo y a la discriminación. ¿Por qué? Porque se ridiculiza a la mujer indígena andina; porque el tema no es que sea un personaje ficticio o real, sino lo que representa y está instalado en el imaginario colectivo y finalmente es la perfecta justificación que se tiene para seguir recurriendo a la burla y la minimización para reírte del otro (no con el otro). Además, de seguir siendo permisivos a la discriminación por género y por identidad étnica.

El derecho a la no discriminación no debería requerir mayor argumentación. Ni desde el Estado para garantizarlo, ni desde la sociedad para exigirlo. No obstante —reitero— nada nos es suficiente para tener clara la necesidad que esto cambie y consolidar una sociedad respetuosa de nuestra diversidad y donde el talento artístico no tenga que apelar a recursos que ridiculicen al otro a partir de su etnia, su género u orientación sexual.

¿Si no me toca directamente no hay problema? Debería haberlo, porque la lucha contra la discriminación es integral, de lo contrario lo que hacemos es dar dobles mensajes y ser incongruentes en nuestras acciones y propuestas. Tu libertad no te da derecho a insultarme y discriminarme. Simplemente no.

Leer comentarios ( )