Las víctimas fueron atacadas cuando repartían un balón de gas que le habían solicitado cerca al puente Virú.
Las víctimas fueron atacadas cuando repartían un balón de gas que le habían solicitado cerca al puente Virú.

Los crímenes por sicariato en la región no se detienen. Dos repartidores de balones gas fueron asesinados a balazos a las 5:00 de la tarde del viernes por desconocidos cerca de un grifo ubicado en la calle Las Américas, cerca al puente Virú, en la provincia del mismo nombre.

Las víctimas fueron atacadas por dos sujetos cuando iban a entregar un balón que les habían solicitado minutos antes. Estos aparecieron de repente en una motocicleta y les dispararon a quemarropa. Según la Policía, los asesinos a sueldo no les robaron nada, por lo que presumen que se trataría de una venganza.

Uno de los fallecidos es Diego Jean Pier Gonzales Liñán (22). Las balas lo impactaron en el cuello y en el muslo. Él pereció instantáneamente.

El otro infortunado fue identificado como Junior Edison Castañeda Vilela. Él fue trasladado con vida al hospital Belén de Trujillo, pero falleció en el trayecto producto de una herida de bala. Ninguna de las víctimas registra antecedentes. Ellos trabajaban para la repartidora de gas GyC.

De acuerdo con fuentes policiales, Castañeda Vilela había tenido una pelea con un sujeto de mal vivir cuando salía de una discoteca, quien lo amenazó de muerte. Este habría ordenado el homicidio en represalia. Su familia y allegados afirmaron que ambos eran tranquilos.

A fines de julio pasado, se cometieron tres crímenes por encargo en menos de 24 horas en el departamento. Un taxista fue asesinado de cuatro balazos en un bar ubicado en el sector Buenos Aires Norte, en el distrito de Víctor Larco, en Trujillo.

En El Porvenir, también localidad trujillana, acribillaron a un zapatero cuando salía del taller donde laboraba. Finalmente, en Casa Grande (Ascope), ultimaron a un chofer de colectivo.