Las investigaciones en torno a la muerte de están a la orden del día. Un equipo de la División de Investigación de Homicidios llegó ayer a Yarinacocha, en Ucayali, para indagar el asesinato de la lideresa Shipibo-Konibo.

Olivia Arévalo falleció de dos disparos mientras se encontraba a las afueras de su casa en el asentamiento humano Victoria Gracia.

El grupo de investigadores que está encabezado por el teniendo Villón Magallanes arribó al lugar del crimen aproximadamente entre 10 y 11 de la mañana de ayer. 

No obstante, luego del hallazgo del cuerpo del supuesto criminal, un ciudadano canadiense, se supo que el jefe de la División de Investigación de Homicidios, coronel Pedro Jiménez Ramírez, también se apersonará a la zona. 

Entre las hipótesis que se bajaran sobre la muerte, el ciudadano canadiense está sindicado como el principal sospechoso del asesinato de la mujer. Según el portal Mongabay, el móvil del asesinato tendría que ver con la negativa de la mujer indígena a realizar una sesión con ayahuasca. 

Los hijos de Olivia Arévalo manifestaron, por su parte, que su madre trabajaba como artesana y que en algunas oportunidades se dedicaba a hacer sesiones de ayahuasca. 

En tanto, la hipótesis que maneja la Dirincri, es que a Olivia Arévalo "le han estado cobrando una deuda, y que habría de por medio un extranjero, que sería un cliente", informaron a El Comercio

Para hoy se esperan conocer más detalles sobre el crimen de Arévalo. 

TAGS RELACIONADOS