La discriminación racial, un mal cotidiano en la sociedad peruana

En las redes sociales se expone una vergonzosa realidad, en la que cholear , negrear y hacer sentir inferior a otro individuo es natural. El 53% de los ciudadanos reconoce que vivimos en una sociedad racista, pero solo el 8% admite serlo.

crisol de razas. Los peruanos tenemos una herencia multicultural y por nuestros rasgos no podemos discriminar o ser discriminados.

Crisol de razas. Los peruanos tenemos una herencia multicultural y por nuestros rasgos no podemos discriminar o ser discriminados. (PIKO TAMASHIRO)

Crisol de razas. Los peruanos tenemos una herencia multicultural y por nuestros rasgos no podemos discriminar o ser discriminados. (PIKO TAMASHIRO)

Sileña Cisneros
Sileña Cisneros

En el Perú, el que no tiene de inga tiene de mandinga. Este 21 de marzo es el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial , pero no hay nada que celebrar, pues en nuestro país, pese a la diversidad racial, es natural negrear y cholear con la finalidad de ofender y hacer sentir menos a las personas. Eso lo hemos podido ver de manera constante en las últimas semanas en videos que se han viralizado en las redes sociales, como un espejo que refleja la marginación racial en la sociedad peruana.

Uno de ellos fue grabado en el distrito de La Punta, en el Callao. Una alterada joven profirió insultos con tintes racistas contra agentes de la Policía de la comisaría de ese distrito porque intervinieron a su amigo por manejar ebrio. “Qué me vas a denunciar tú, tú no sabes quién soy, cholo de m...”, gritaba descontrolada Giordana Franceska Lostaunau Tragodara, de 21 años. Otra de las intervenidas tildó a otro agente de “negro” y “misio”.

Muy sonado también fue el ataque ocurrido el 17 de febrero, en Arequipa, contra la vigía Elena Visa. Esta mujer, de rasgos andinos, fue atropellada, golpeada e insultada con frases racistas por parte de la ingeniera en sistemas Rosario Alatrista Andía, por haberle impedido el paso a su vehículo por una obra del gobierno regional. “¿Cómo se sentiría usted, si le pasara lo que yo viví?”, dijo Visa, madre de tres, al ser consultada por este diario sobre aquel día. Ella hace una pausa, respira y responde: “Me sentí pésimo, muy mal.

Nunca me he sentido así, tan mal, con la autoestima destrozada y en el suelo. ¡Basta de humillación!”. La vigía cree que será difícil recuperarse de las secuelas de ese día: “Los golpes sanan, pero lo que nunca se cura es la humillación”.

La discriminación racial, un mal cotidiano en la sociedad peruana

La discriminación racial, un mal cotidiano en la sociedad peruana

La discriminación racial, un mal cotidiano en la sociedad peruana

Y es que este tipo de actos dejan graves marcas. “La discriminación afecta diversos derechos, daña la dignidad y la integridad emocional de cualquier individuo”, indica el comisionado para los Derechos Humanos y Personas con Discapacidad de la Defensoría del Pueblo, Dante Ponce. “Las personas con ciertos rasgos étnicos-raciales, discapacidad o con una opción sexual diferente son catalogadas muchas veces como personas inferiores y eso puede llevar a ser expulsados de colegios, centros comerciales y parques. Eso, además de afectar otros derechos, daña emocionalmente al individuo”, explica.

La discriminación racial, un mal cotidiano en la sociedad peruana

La discriminación racial, un mal cotidiano en la sociedad peruana

La discriminación racial, un mal cotidiano en la sociedad peruana

CHOLEAR ES COMÚN

La discriminación, según el especialista, se ha naturalizado en nuestro país. Es común escuchar a alguien cholear, llamar retrasado al que tiene al frente o burlarse de quien tiene una discapacidad física. Y lo reconocemos. El 53% considera que los peruanos son racistas o muy racistas, pero solo el 8% se percibe a sí mismo como tal (racista o muy racista), según la primera encuesta nacional sobre Percepciones y Actitudes sobre Diversidad Cultural y Discriminación Étnica-Racial, que el Ministerio de Cultura hizo en marzo del año pasado.

Para Ponce, esto se debe a que “hoy en día no está bien visto ser racista ni discriminador. Por ello es difícil que digamos que nosotros mismos lo somos. Otro factor es que no nos damos cuenta porque esto está tan naturalizado en nuestra sociedad que nadie se percata si es marginado o si ha sido víctima de ello. Es algo que se repite en casa, de generación en generación, sin razonar; y sin mayor análisis se traslada a una colectividad”.

EL ROL DE LAS REDES

La directora de la Dirección de Diversidad Cultural y Eliminación de la Discriminación Racial del Ministerio de Cultura, Kantuta Vallenas Rojas, indicó que hoy en día las redes sociales vienen jugando un rol importante en nuestra sociedad para poner un freno a este tipo de casos. “El hecho de que las personas graben estos actos y lo cuelguen en las redes sociales sirve para que se actúe de manera rápida. Creo que estamos cambiando. Las redes sociales ayudan, sin duda”, indicó.

Vallenas explicó que la marginación no solo se restringe al color de tu piel, sino también a tu forma de vestir (por trajes regionales, por ejemplo), etnia o idioma (quechua o asháninka), entre otros.

PROYECTO DE LEY Y CIFRAS

La funcionaria indicó que el 10 de enero el Ejecutivo presentó ante el Congreso de la República el proyecto de ley de prevención, eliminación y sanción del racismo y discriminación racial. Explicó que el objetivo es fortalecer e implementar los mecanismos de sanción para que se ataque el tema de fondo y que haya respuestas integrales en todos los sectores y en los hogares, pues el pensamiento racista surge en la familia.

Si bien la discriminación se sanciona en el Código Penal desde 2010, el proyecto incorpora un artículo sobre la incitación al odio racial.

La pena para las personas o grupos que difundan ideas de superioridad o marginación será de dos a cuatro años de prisión. Y si el delito se comete utilizando tecnologías de comunicación, como redes sociales, la sanción llega hasta los 5 años.

En los últimos siete años, se han presentado 1,321 denuncias por “discriminación e incitación a la discriminación” en el país, según cifras del Ministerio Público. De enero a julio de 2018 se registraron 159 acusaciones en todo el país. En ese periodo, el primer lugar lo ocupó Lima con 52 denuncias, seguido de Cusco, con 11; y Arequipa con 10.

Emblemático. Lucha ante la justicia tardó algunos años.

Emblemático. Lucha ante la justicia tardó algunos años. (Ministerio de Cultura)

Emblemático. Lucha ante la justicia tardó algunos años. (Ministerio de Cultura)

SOLO HAY DOS SENTENCIAS

Precedente de igualdad. Azucena Asunción Algendones, una mujer afroperuana, es la primera persona en ganar un juicio por el “delito contra la humanidad en la modalidad de discriminación” en el Perú. Dos funcionarios de la empresa de agua y alcantarillado Sedam Huancayo, Junín, fueron sentenciados en noviembre de 2015 a tres años de prisión suspendida, inhabilitación para ejercer cargos públicos y al pago de una reparación civil de 5 mil soles. La mujer, en marzo de 2012, fue insultada por una compañera de trabajo en Huancayo: la llamó “negra cocodrilo”. Los funcionarios lejos de sancionar a la agresora, decidieron hostigar y despedir a Algendones.

Otro caso emblemático es el de María Diaz Cáceres de Tinoco, una mujer quechuahablante y analfabeta. El municipio de Carhuaz (Áncash) en 2014 le restringió el horario de trabajo en una zona ambulatoria tras hacerle firmar una carta compromiso en español. En mayo pasado, el Tribunal Constitucional determinó que se vulneraron los derechos fundamentales a la igualdad y ordenó que en las zonas donde predominan las lenguas originarias o aborígenes, estas sean instituidas como idiomas oficiales junto al castellano.

Juan Carlos Callirgos: “Nos empobrece como país” [Análisis]

Somos un país que está fundado en la desigualdad y exclusión de gran parte de la población y eso ha tenido correlato racial. Ha habido un grupo de desfavorecidos, como los afroperuanos e indígenas, que han sido considerados razas inferiores, como una manera de legitimar su exclusión o su explotación.

En nuestro país, el ‘choleo’ y el racismo están enraizados porque cualquier rasgo que sea identificado como afroperuano e indígena marca a una persona como inferior. Esto puede cambiar, pero no de la noche a la mañana. Esto no se resuelve solo sobre la base de medidas legales. Lo que se necesita en realidad es un cambio cultural, desde las escuelas, al igual que los medios de comunicación, que muchas veces fortalecen estereotipos y prejuicios. La discriminación causa daños múltiples en la sociedad, nos empobrece como país, no permite reconocer el valor de las personas. Nos divide.

TENGA EN CUENTA

- La Segunda Fiscalía Provincial Corporativa del Callao abrió una investigación fiscal a los cuatro implicados en los presuntos delitos de violencia contra la Policía y resistencia a la autoridad en La Punta. Tienen comparecencia restringida.

- Sobre la agresión de Zuleika del Rosario Alatrista Andía a Elena Visa Choquecondo, se trata de lesiones leves. La pena en este caso es no menor de dos ni mayor de cinco años.

Tags Relacionados:

Racismo

Ir a portada