carlos.viguria@peru21.com

Una hora de camino en una carretera dominada por apurados e imprudentes conductores de taxis-colectivos une (Junín) con la ciudad de Pampas (Huancavelica). Lo verde de sus campos, donde se observa a agricultores sin mascarillas contra el COVID-19, contrasta con algunas pintas de candidatos a la Presidencia y aly la presencia de varios soldados fuertemente armados que resguardan esta zona que marca una de las entradas al .

En el ingreso a la ciudad, un fornido soldado que carga una metralleta me preguntó con tono mandón dónde está mi escudo facial y mi alcohol en gel. Mientras se los muestro con un poco de temor y mucha prisa, un hombre con un traje antibacterial, rocía con agua la camioneta en que viajamos. Todo este trámite de seguridad y prevención contra el coronavirus se dio frente a una escultura que rinde homenaje a la vida cotidiana en la provincia de Tayacaja. Se observan figuras de chanchos y vacas por la ganadería, agricultores, danzantes de tijeras y víctimas del terrorismo.

Así nos recibió Pampas, un pueblo que vive en continua alerta. Además de ser un territorio marcado por el narcoterrorismo, el año pasado el los atacó y dejó cientos de infectados y fallecidos a su paso. Ello provocó el desborde de la capacidad de atención del único hospital de este poblado que tiene un poco más de 12 mil habitantes.

Olenka Zimmermann se pelea en San Bartolo

En plena segunda ola, la contribución del sector privado podría evitar un mismo escenario gracias a la donación de una planta de oxígeno que convierte a Pampas en un aliado clave para luchar contra el coronavirus en Huancavelica y zonas aledañas.

MIRA: EsSalud Cusco: Ampliarán el número de camas de hospitalización por aumento de casos COVID-19

DESBORDE DE CASOS

“Fue un foco infeccioso muy grande, una zona roja. La situación era muy grave en la provincia de Tayacaja. Felizmente los infectados han bajado”, nos contó Luis Alburqueque, gerente de Responsabilidad Social de, mientras ingresamos al hospital de Pampas, donde está instalada la planta.

“Como empresa teníamos dos caminos: quedarnos en nuestra zona de confort esperando que la crisis pase sin hacer nada, o ser creativos y ayudar a las zonas de influencia de la central hidroeléctrica Cerro del Águila de Kallpa. Tomamos el segundo camino”, declaró Alburqueque a Perú21 sobre las acciones que adoptó la compañía en el primer brote del coronavirus. Nos comentó que cuando se dispuso el estado de emergencia en marzo pasado, las personas que estuvieron bajo aislamiento no sabían que se había dictado la medida ni por qué.

Fue así que el primer aporte a la comunidad que hizo esta compañía dedicada a la generación de energía para proteger e informar a los vecinos de Tayacaja y otras zonas de influencia de la central hidroeléctrica fue otorgar equipos de protección y explicar qué es el COVID-19, tanto en castellano como en quechua. Los mensajes desarrollaban las medidas de protección contra la enfermedad y eran transmitidos a través de mensajes al celular y redes sociales.

Pese a los esfuerzos, la pandemia golpeó a la región. Al 18 de enero, Huancavelica registra más de 18,507 casos y 264 muertos. Solo en Tayacaja se reportaron en este mismo periodo 763 infectados y 29 fallecidos. En la peor etapa de la pandemia, alrededor de agosto y setiembre, se registró el desborde del hospital de Pampas. El oxígeno, además, era escaso en la localidad.

La situación fue igual de preocupante para la región más cercana, Junín, que se encuentra hoy en alerta roja por la pandemia. Tampoco hay camas UCI y falta oxígeno.

OXÍGENO PARA EL VRAEM

Fue entonces que surgió el segundo aporte de Kallpa Generación, clave y vital para la comunidad: la creación de una planta de oxígeno en Pampas. Para lograrlo, la empresa gestionó desde setiembre pasado la importación de equipos de EE.UU. y China bajo la asesoría de expertos en salud del Gobierno Regional de Huancavelica, quienes dieron el visto bueno para adquirir las mejores maquinarias.

La planta de oxígeno en el ya es una realidad y sus resultados son satisfactorios pues el establecimiento tiene la capacidad de llenar 16 cilindros de 10 metros cúbicos al día, con una pureza mayor al 93.7%, rango superior al requerido por la ley. Asimismo, el hospital cuenta con 50 balones para poder ser utilizados rápidamente en los pacientes de la región y zonas aledañas.

Desde que iniciaron sus operaciones en la quincena de enero, la planta de oxígeno ya ha cambiado el destino de muchos ciudadanos de Tayacaja. Por ejemplo, cinco pacientes de COVID-19 del hospital han sido atendidos con el oxígeno producido y todos felizmente se encuentran estables, nos dijo Randy, el supervisor del establecimiento. Además, los hospitales cercanos a Pampas también coordinan la preparación de balones con oxígeno que les permitirá salvar vidas.

Todo esto ha sido gracias a una donación clave del sector privado que será fundamental para evitar que miles de vidas se ahoguen en la segunda ola de la pandemia.

DATOS:

- El director del hospital de Pampas, Hardy Esplana, subrayó que la donación de la planta les permitirá estar preparados contra la segunda ola de contagios de COVID-19.

- “El sector privado se ha puesto de pie contra el coronavirus y está mostrando que, con una debida gestión social con el Estado, salimos adelante todos”, declaró Luis Alburqueque, gerente de Responsabilidad Social de Kallpa Generación.

- Huancavelica se encuentra en alerta moderada por la pandemia del coronavirus.

1 de 7
Afuera del hospital de Pampas, personas aguardan ser atendidas por el COVID-19 (Carlos Viguria/Perú21).
Afuera del hospital de Pampas, personas aguardan ser atendidas por el COVID-19 (Carlos Viguria/Perú21).

2 de 7
Randy muestra los balones de oxígeno donados por Kallpa Generación que están listos para ser llenados en la planta (Carlos Viguria/GEC).
Randy muestra los balones de oxígeno donados por Kallpa Generación que están listos para ser llenados en la planta (Carlos Viguria/GEC).

3 de 7
Luis Alburqueque, gerente de responsabilidad de Kallpa Generación, explica a Perú21 la importancia de la planta de oxígeno en la localidad de Tayacaja (Carlos Viguria/Perú21).
Luis Alburqueque, gerente de responsabilidad de Kallpa Generación, explica a Perú21 la importancia de la planta de oxígeno en la localidad de Tayacaja (Carlos Viguria/Perú21).

4 de 7
Equipo de producción de oxígeno incluye piezas importadas de EE.UU. y China (Carlos Viguria/Perú21).
Equipo de producción de oxígeno incluye piezas importadas de EE.UU. y China (Carlos Viguria/Perú21).

5 de 7
Hospital en el valle de Pampas, resguardado por el Ejército peruano (Carlos Viguria/Perú21).
Hospital en el valle de Pampas, resguardado por el Ejército peruano (Carlos Viguria/Perú21).

6 de 7
Especialista maniobra el equipo de la planta de oxígeno (Kallpa Generación).
Especialista maniobra el equipo de la planta de oxígeno (Kallpa Generación).

7 de 7
Planta de oxígeno puede llenar cinco cilindros de oxígeno a la vez (Carlos Viguria/Perú21)
Planta de oxígeno puede llenar cinco cilindros de oxígeno a la vez (Carlos Viguria/Perú21)

VIDEO RECOMENDADO:

“Avengers: Endgame”: Tom Holland fue el gran ausente del Avant Premier Mundial por esta increíble razón