La (SPH) considera que el reciente atentado contra el (ONP) que ha causado al momento, el derrame de más de ocho mil barriles de petróleo, es un crimen ambiental y los responsables deben ser identificados, detenidos y llevados ante la justicia para responder por sus actos. Afectar la infraestructura destinada al transporte de hidrocarburos se castiga con una pena que va de los 6 a 10 años, de acuerdo al Código Penal

De acuerdo a la información proporcionada por Petroperú, este nuevo ataque se registró en el kilómetro 192 en el distrito de Morona, cerca de la comunidad de Mayuriaga, donde un grupo de pobladores afectaron la tubería porque, supuestamente, querían mostrar su disconformidad con el resultado de las recientes elecciones municipales en ese distrito.

LO NIEGAN
Hasta el momento la comunidad niega el ingreso del personal de la petrolera estatal para contener el derrame de hidrocarburos y reparar el ducto.

“Las autoridades con el uso de la fuerza pública que la Ley permite, están en el deber de asegurar el ingreso de los trabajadores de Petroperú a fin de realizar los trabajos necesarios para la inmediata reparación del ducto porque el riesgo de un daño ambiental considerable es alto”, dijo Felipe Cantuarias presidente de la SPH.

Agregó que “el Oleoducto es un activo crítico nacional y ningún tipo de reclamo sea político, electoral, social o cualquier otro, justifica su ataque. Lo que ha ocurrido es un acto delictivo sin atenuantes y debe ser sancionado aplicando la legislación que corresponde. No se trata solo de un daño económico es un crimen ambiental y debe sancionarse de manera ejemplar, poner punto final a estos chantajes”.

DATO
El Oleoducto Nor Peruano traslada petróleo de los yacimientos ubicados en la selva hasta el terminal de Bayóvar en Piura, recorre más de 1100 Km, atravesando selvas pantanosas, zonas montañosas, desérticas, lluviosas y diversos territorios.