gaston.bustamante@prensmart.pe
1 de 7
Siempre polémico, monseñor Durand se caracterizó por tener posiciones firmes y claras sobre cada uno de los temas en que tomó posición. Se expresaba sin reparos cuando la prensa le consultaba sus opiniones. Reconocido por su hablar franco, campechano y criollo, era capaz de conversar, de igual a igual, con una persona humilde o con el más ilustre.
Monseñor Ricardo Durand. 12 de julio de 2001. Foto GEC Archivo

Siempre polémico, monseñor Durand se caracterizó por tener posiciones firmes y claras sobre cada uno de los temas en que tomó posición. Se expresaba sin reparos cuando la prensa le consultaba sus opiniones. Reconocido por su hablar franco, campechano y criollo, era capaz de conversar, de igual a igual, con una persona humilde o con el más ilustre.

2 de 7
Un día como hoy en 1917 en el distrito de Ambo, Huánuco, nació el Monseñor Ricardo Durand Florez. Realizó sus estudios de primaria en el Colegio La Inmaculada de Lima y la secundaria en el Colegio Sagrado Corazón, en Barcelona, España. El 10 de marzo de 1934 ingresó a la Compañía de Jesús y se trasladó a Buenos Aires, Argentina, para iniciar su formación sacerdotal.
Ricardo Durand. 02 de abril de 1966. Foto GEC Archivo Histórico

Un día como hoy en 1917 en el distrito de Ambo, Huánuco, nació el Monseñor Ricardo Durand Florez. Realizó sus estudios de primaria en el Colegio La Inmaculada de Lima y la secundaria en el Colegio Sagrado Corazón, en Barcelona, España. El 10 de marzo de 1934 ingresó a la Compañía de Jesús y se trasladó a Buenos Aires, Argentina, para iniciar su formación sacerdotal.

3 de 7
Se graduó de Bachiller en Humanidades Clásicas y de Licenciado en Filosofía y Teología. Fue ordenado Sacerdote el 18 de diciembre de 1948, por Monseñor Viola en la Capilla del Colegio San José Facultad de Teología de San Miguel, Buenos Aires. En 1951 regresó a Lima para continuar en el Perú su trabajo pastoral, que consistió, entre otras cosas, en la dirección de las Obras Misionales Pontificias y en la organización de la Comisión Católica.
29 de setiembre de 1970. Foto GEC Archivo Histórico

Se graduó de Bachiller en Humanidades Clásicas y de Licenciado en Filosofía y Teología. Fue ordenado Sacerdote el 18 de diciembre de 1948, por Monseñor Viola en la Capilla del Colegio San José Facultad de Teología de San Miguel, Buenos Aires. En 1951 regresó a Lima para continuar en el Perú su trabajo pastoral, que consistió, entre otras cosas, en la dirección de las Obras Misionales Pontificias y en la organización de la Comisión Católica.

4 de 7
Superior de la Residencia de San Pedro Apóstol de Lima de los Padres Jesuitas, de 1960 a 1966. El 14 de enero de 1966, fue nombrado Arzobispo para la Arquidiócesis del Cusco por el Papa Pablo VI y recibió la consagración episcopal de manos del Eminentísimo Cardenal Juan Landázuri Ricketts, Arzobispo de Lima y Primado del Perú el 25 de marzo, en la Iglesia de San Pedro Apóstol de Lima.
Ricardo Durand Florez. 08 de marzo de 1989. Foto GEC Archivo Histórico

Superior de la Residencia de San Pedro Apóstol de Lima de los Padres Jesuitas, de 1960 a 1966. El 14 de enero de 1966, fue nombrado Arzobispo para la Arquidiócesis del Cusco por el Papa Pablo VI y recibió la consagración episcopal de manos del Eminentísimo Cardenal Juan Landázuri Ricketts, Arzobispo de Lima y Primado del Perú el 25 de marzo, en la Iglesia de San Pedro Apóstol de Lima.

5 de 7
El 16 de marzo de 1975, fue nombrado Arzobispo Obispo del Callao, cargo que ocupó hasta el 17 de agosto de 1995. También, fue uno de los fundadores de Cáritas del Perú, creada en 1955 y Presidente de dicha institución eclesial de 1980 a 1988. Durante sus años de servicio a la Iglesia como Obispo, fue Presidente de la Comisión Episcopal de Educación Católica y delegado del Episcopado Peruano en las Conferencias del Episcopado Latinoamericano de Medellín, Puebla y Santo Domingo.
04 de mayo de 1989. Foto GEC Archivo Histórico

El 16 de marzo de 1975, fue nombrado Arzobispo Obispo del Callao, cargo que ocupó hasta el 17 de agosto de 1995. También, fue uno de los fundadores de Cáritas del Perú, creada en 1955 y Presidente de dicha institución eclesial de 1980 a 1988. Durante sus años de servicio a la Iglesia como Obispo, fue Presidente de la Comisión Episcopal de Educación Católica y delegado del Episcopado Peruano en las Conferencias del Episcopado Latinoamericano de Medellín, Puebla y Santo Domingo.

6 de 7
Fue Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana de 1988 a 1991, años en que trabajo con especial solicitud solidaria por los hermanos más afectados a causa de la crisis económica que aquejó al País a inicios de la década de los 90. Monseñor Durand, muy querido y reconocido por el pueblo del Callao por su cercanía jovial y su constante preocupación por las necesidades pastorales y sociales de los lugareños.
Obispo Durand junto a la Madre Teresa de Calcuta en una de sus visitas a Perú. 02 de agosto de 1989. Foto GEC Archivo Histórico

Fue Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana de 1988 a 1991, años en que trabajo con especial solicitud solidaria por los hermanos más afectados a causa de la crisis económica que aquejó al País a inicios de la década de los 90. Monseñor Durand, muy querido y reconocido por el pueblo del Callao por su cercanía jovial y su constante preocupación por las necesidades pastorales y sociales de los lugareños.

7 de 7
Como Pastor fue en los años de su ministerio un hombre ejemplar en su apertura, en contacto constante con los problemas del país, con capacidad de escuchar y dialogar, salió con frecuencia al frente para hacer escuchar la voz de la Iglesia e iluminar desde una perspectiva de fe las facultades por las que se atravesaba. Monseñor Durand abrazó la muerte y se fue a conocer el rostro de Dios, el 19 de marzo del 2004 a la edad de 86 años.
Obispo del Callao Ricardo Durand ofreciendo una misa. 21 de enero de 1991. Foto GEC Archivo Histórico

Como Pastor fue en los años de su ministerio un hombre ejemplar en su apertura, en contacto constante con los problemas del país, con capacidad de escuchar y dialogar, salió con frecuencia al frente para hacer escuchar la voz de la Iglesia e iluminar desde una perspectiva de fe las facultades por las que se atravesaba. Monseñor Durand abrazó la muerte y se fue a conocer el rostro de Dios, el 19 de marzo del 2004 a la edad de 86 años.