La extorsión y el sicariato son dos de los delitos que –en los últimos cinco años– se extendieron de forma alarmante en nuestro país. El Ministerio del Interior () declaró la guerra a los autores de estos crímenes y, así, tras 105 megaoperativos realizados a nivel nacional se desarticularon 98 de estas organizaciones delincuenciales. Fueron trabajos de inteligencia en los que se unieron la y la Fiscalía.

Los mismos permitieron poner al descubierto a autoridades regionales y municipales que actualmente se encuentran en prisión.

Uno de estos golpes se dio el 6 de abril con la captura del alcalde de Chilca, Richard Ramos, quien –según el ministro del Interior, Carlos Basombrío– formaba parte de una red dedicada al tráfico de tierras y al sicariato en el sur chico de la capital. Sorprendió ver los lujos con los que vivía rodeado.

Otro burgomaestre detenido fue el de Villa María del Triunfo, Ángel Chilingano Villanueva, a quien se le sindica como miembro de la banda Los Topos del Sur. Esta organización había tomado dicho municipio a través del cobro de cupos a gran escala.

TENGA EN CUENTA

- El Callao también fue blanco de estos megaoperativos. Se desbarató la banda Los Babys de Oquendo, que, según el Mininter, tenía entre sus integrantes a 24 policías.

- Fueron 1,420 detenidos, 328 inmuebles incautados, además de 1,870 armas de fuego decomisadas.