El profesor Walter Velásquez, creador de Kipi, dice que todo lo que uno aprende en la vida es para contribuir con la comunidad (Kallpa Generación).
El profesor Walter Velásquez, creador de Kipi, dice que todo lo que uno aprende en la vida es para contribuir con la comunidad (Kallpa Generación).

Tiene menos de un año, mide 75 cm. de alto y cuenta con una voz dulce, de niña. Canta en quechua. Nos explica qué es el coronavirus y define palabras como pandemia y central hidroeléctrica. “Mi nombre es Kipi”, nos dice esta pequeña robot de ojos de linterna, cabeza de radio y cuerpo de galonera creada para complementar la educación de niños de inicial y primaria en el . Ella misma contó parte de su historia a Perú21 y nos introduce a la historia de su creador.

PALABRA DE ROBOT

“Técnicamente, mi padre es el profesor Walter Velásquez Godoy pero no es para tanto. Fui creada en Colcabamba, provincia de Tayacaja, ”, nos cuenta Kipi sobre el joven maestro del colegio Santiago Antúnez de Mayolo, de , quien buscaba la manera de seguir la educación de sus estudiantes cuando se inició la pandemia del COVID-19.

MIRA: Oxígeno y esperanza en el Vraem en la lucha contra el COVID-19

“Vi que mis alumnos estaban en sus casas por la pandemia. ¿Qué hago para enseñarles?, me pregunté. Pensando y pensando, vi una radio, un cilindro, y otra chatarra. Y con todo eso armé a Kipi”, refiere el profesor sobre la primera robot que armó.

Ordenes Y Respuetas
Ordenes Y Respuetas

Para incentivar y complementar la educación de los niños, desde abril pasado el profesor Walter llevaba a Kipi a las casas de sus alumnos para seguir las clases. En los hogares la robot jugaba con los niños y cuando presionaban un botón, les explicaba qué es el coronavirus, les hablaba en quechua y les contaba historias.

La creación de la robot busca contribuir en la mejora de la comprensión lectora en niños. “Huancavelica, tres o cuatro niños de diez, no comprenden lo que leen y pocos resuelven ejercicios de matemática. Yo quiero que con ella se mejore eso en los niños”, dice el profesor con una mirada llena de entusiasmo.

La empresa de energía conoció al profesor Walter durante uno de sus trayectos a las casas de los niños. En él vieron la posibilidad de apoyar al sector educación en los sectores de influencia de la hidroeléctrica Cerro del Águila. Para ello, apoyaron al maestro en la infraestructura y en materiales de la robot. Gracia a ello, Kipi tiene mucho más potencial.

KIPI MEJORADA

En estos días el taller del profesor Walter, en Pampas, está enfocado en armar la nueva versión de Kipi. Mantiene su figura original, pero en lugar de chatarra, su cuerpo –creado con una impresora 3D– está compuesto de maíz. Pronto tendrá ruedas para movilizarse. Además, el panel solar que carga le permitirá tener seis horas de energía.

En el pecho de Kipi se ha instalado su cerebro: un celular Android con 60 GB de información sobre matemáticas, cuentos, canciones en quechua, información sobre Huancavelica y definiciones sobre energías renovables. Además, responde a los comandos de voz y mueve sus brazos según se le ordene.

Asimismo, Kipi responde a todas las preguntas que se le plantean desde el Kipi-libro, un material de lectura con toda la información que la robot guarda en su disco duro.

“Se busca que tenga toda la información de los módulos educativos del Ministerio de Educación. También tiene información aplicada a la realidad de Huancavelica. Kipi tiene el potencial de adaptarse a otras realidades del país“, comenta Luis Alburqueque, gerente de Responsabilidad Social de , sobre este proyecto que ya funciona en siete colegios de la región y que podría contribuir a mejorar la educación de al menos 500 alumnos de inicial y primaria.

Pero Kipi tiene metas más ambiciosas. Quiere ir a más lugares. El profesor Walter alista una app de celular protagonizada por Kipi y sus amigos que podría ser descargada en todo el país. El educador sueña con capacitar a más niños utilizando para ello a una robot.

DATOS:

- Walter Velásquez es profesor de Física, Química y Tecnología en Colcabamba (Huancavelica). Para trabajar con Kipi, se guió de sus especializaciones en Informática y programación y utilizó software de acceso libre.

- Kipi es una palabra en quechua que significa “cargar”. La robot lleva consigo en su espalda una mochila que guarda su panel de energía solar.

VIDEO RECOMENDADO:

Todo sobre la trilogía de "A todos los chicos de los que me enamoré"
Todo sobre la trilogía de "A todos los chicos de los que me enamoré"