Cerca de media tonelada de alcaloide de cocaína de alta pureza, que tenía como destino el extranjero, fue incautada por agentes de la División de Maniobra Contra el Tráfico Ilícito de Drogas ‘Los Sinchis’ de , luego de acciones de inteligencia.

Un presunto integrante de una mafia internacional fue capturado y otros dos lograron escapar en medio del espesor de la selva.

Los custodios tenían información que desde el Vraem había salido un cargamento de droga de una organización internacional y que era trasladada en la camioneta de placa 4x4, de placa F6M-832.

Esta ilegal mercadería iba a ser trasladada por vía fluvial (río ene) con apoyo de botes hasta el poblado Boca Anapati para después continuar vía terrestre en vehículos por la ruta de Pangoa, Mazamari, Puerto Ocopa, Atalaya (Ucayali), Palcazu (Pasco), donde existirían pistas de aterrizaje clandestino y desde ahí ser enviada en avionetas de matrícula extranjera con destino a Bolivia y otros, según informó la Policía.

Incautan 500 kilos de coca.

Ante esta información de inteligencia, los agentes comunicaron al doctor José Montero Zapata, fiscal antidrogas de La Merced-Chanchamayo y así se puso en ejecución el operativo. ‘Los Sinchis’ se dirigieron a la zona de Puerto Ocopa, en Atalaya con la finalidad de inspeccionar los vehículos y divisaron la camioneta con las características señaladas.

Los ocupantes al advertir la presencia policial fugaron y abandonaron el vehículo con el cargamento de droga. En medio de la agreste vegetación los agentes capturaron a José Torres (45), quien sería parte de la organización de narcotraficantes.

Durante la inspección a la camioneta, en la tolva se halló 14 costales de rafia de color negro que contenían un total 410 paquetes rectangulares tipo ladrillo con un peso total de 450 kilos de alcaloide de cocaína.