Cuchita Galindo, la bella amazona que dio su vida por el deporte para el que había nacido.  16 de noviembre de 1967 (Foto: GEC Archivo Histórico)
Cuchita Galindo, la bella amazona que dio su vida por el deporte para el que había nacido. 16 de noviembre de 1967 (Foto: GEC Archivo Histórico)

Cuchita Galindo Doig, la amazona que dio su vida por esa pasión que era la equitación: saltando, sorteando vallas con maestría estética y remontando alturas sobre cada peligroso obstáculo. Nora Consuelo Galindo Doig, cariñosamente llamada Cuchita, era hija de Placido Galindo, un gran deportista que defendió los colores de Universitario de Deportes; y de quien heredó esa valentía deportiva y la afición por la práctica de un deporte difícil y arriesgado: el ecuestre. Fue así que se convirtió en la amazona que obtuviera no solo triunfos personales, sino también defendería con orgullo los colores deportivos de su patria: el .

Desde muy pequeña, Cuchita fue escogiendo su destino, definiendo su personalidad y estrechando su pasión por los caballos. Apenas una niña, ya se afianzaba en la montura para cabalgar; sin embargo, con destreza y valor ella sabía superar una tras otra las más elevadas vallas con su impecable dominio sobre el equino. Los logros conquistados por esta niña amazona, hacían vibrar a los espectadores y asimismo a ser respetada por sus propios adversarios deportivos.

Pero la mañana del 15 de noviembre de 1967, el destino le tendría una rutina diferente a la que solamente ella sabía esquivar junto a su corcel. Nada hacía prever un fatal desenlace. La amazona de los ojos verdes, sobre su hermosa yegua fue tras el obstáculo insalvable, ése que solo su valor y decisión le podían ayudar a vencer… y así vino lo inexcusable: el salto final, el último de su brillante carrera. Saltó y venció la valla, pero no pudo vencer la muerte. La yegua no respondió a la caída y terminó sobre el cuerpo de Cuchita.

el doctor Plácido Galindo, padre de Cuchita recibiendo las condolencias de amigos. 16 de noviembre de 1967 (Foto: GEC Archivo Histórico)
el doctor Plácido Galindo, padre de Cuchita recibiendo las condolencias de amigos. 16 de noviembre de 1967 (Foto: GEC Archivo Histórico)

Han transcurrido 53 años, y aún queda el recuerdo de Cuchita, viéndola sobre las pistas, cabalgando frágilmente sobre el fino corcel con gracia y dominio. Con esa pasión y ese amor por su deporte favorito, que le hacían entregarse sin medidas al deporte para el que había nacido y para el que entregaría su propia vida.

VIDEO RECOMENDADO

Doctor Huerta asegura que manifestaciones no aumentarán los contagios de Covid-19 | América Noticias