Feminicidios van en ascenso y urgen cambios en la política de protección

Cambios. El Observatorio de Criminalidad de la Fiscalía considera que es momento de romper esquemas en la estrategia de prevención para evitar más muertes , que desde 2009 suman 1,246. La Defensoría del Pueblo pide velar por el cumplimiento de medidas de restricción.

Así se desarrolla la denominada marcha 'MujeresxJusticia'. (Twitter/Ni una menos)

Así se desarrolla la denominada marcha 'MujeresxJusticia'. (Twitter/Ni una menos)

Feminicidios van en ascenso y urgen cambios en la política de protección. (Twitter/Ni una menos)

Sileña Cisneros
Sileña Cisneros

El feminicidio es el último eslabón en una cadena de violencia que a lo largo del camino va enfermando y causando daños colaterales. En el Perú , 1,201 mujeres fueron asesinadas entre 2009 y 2018, y el 80 por ciento de ellas murieron a manos de su pareja, ese mismo que un día les prometió amor eterno. El escenario de estos crímenes fue en su mayoría una casa, una vivienda que muchas de ellas compartieron con sus agresores. Las calles desoladas también fueron testigos y el momento preferido de los atacantes fue entre las 6 de la tarde y la medianoche.

El 60 por ciento de las víctimas; es decir, seis de cada diez mujeres, tenía entre 18 y 34 años; y al 56 por ciento las estrangularon, asfixiaron, acuchillaron o apuñalaron.

Esta es una radiografía que se repite año a año hace una década, pese a las marchas y las acciones del Estado.

Feminicidios van en ascenso y urgen cambios en la política de protección

Feminicidios van en ascenso y urgen cambios en la política de protección. (Perú21)

Feminicidios van en ascenso y urgen cambios en la política de protección. (Perú21)

PELIGROSO ASCENSO

En este primer trimestre de 2019, de acuerdo con la Defensoría del Pueblo, 45 mujeres fueron víctimas mortales de la violencia de género. Y desde 2014 hay un constante y peligroso ascenso en la tasa de crímenes, que pasó de 0.65 (por cada cien mil mujeres) a 0.8 en 2018, según el Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público.

El riesgo es que esta tendencia nos pueda llevar al peor de los escenarios y llegar a 1.2, con lo cual se superaría a países como Brasil, que en 2017 registró una tasa de 1.1 con la muerte de 1,133 mujeres.

“Si el Estado y el sistema de justicia mantienen el esquema que están desarrollando, el escenario negativo podría llegar a una tasa de 1.2. Y si uno analiza los datos, estamos llegando a ese nivel, cuando el escenario meta es bajar a 0.5, como Chile, y el deseable a 0.3. Sin embargo, nos estamos acercando a una tasa superior a la de Brasil”, explicó a Perú21 Juan Huambachano, gerente del Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público.

La recomendación para cortar esta línea que va en ascenso –indicó– es desarrollar políticas que puedan ser basadas en evidencia, bajo un enfoque, básicamente, alineado a acciones de prevención, protección, persecución, rehabilitación y gestión.

“Es el momento de romper el esquema tradicional, generar otras estrategias que permitan desarrollar un mejor nivel de focalización e intervención en mujeres en alto riesgo, pues en muchos casos hay patrones que se pueden identificar. Y trabajar también con los agresores. Hay que atacar las causas principales del feminicidio y no los efectos, con trabajos de prevención con las familias, colegios. Es un trabajo a corto, mediano y largo plazo”, añadió.

Para ello –señaló– es necesario que el Estado llegue a la víctima. En ese sentido, mencionó que en la Fiscalía, con base en los registros y patrones identificados en los últimos 10 años, han empezado a tratar de detectar a las mujeres que denunciaron violencia familiar, y están en mayor riesgo de ser víctimas de feminicidio, para visitarlas y conocer su situación. También se reúnen con el agresor.

Para el abogado penalista Yván Montoya Vivanco, “el aumento de la violencia de género se debe a que estamos pasando por una etapa de transición en el que la mujer está tomando mayor empoderamiento, rompiendo los esquemas y eso estalla y genera una fricción”.

INEFICIENCIA

La comisionada de la Adjuntía para los Derechos de la Mujer de la Defensoría del Pueblo, Erika Anchante, en tanto, considera que este ascenso en la cifra de feminicidios demuestra una deficiencia en el Estado.

“El año pasado, la Defensoría llevó a cabo una supervisión a los Centros de Emergencia Mujer y se detectó que las víctimas de feminicidio estaban insertadas en el sistema, contaban con asesoría y en algunos casos se había logrado que les otorguen medidas de protección y, pese a ello, hubo problemas en la ejecución y cumplimiento de las medidas. Ahora ellas ya no están”, contó a este diario.

Para la funcionaria, otro problema es que los juzgados emiten las medidas de restricción, en muchos casos hasta cinco veces, y ninguna se cumple, cuando su responsabilidad es velar por el cumplimiento de estas resoluciones.

“Las medidas de restricción no se deben repartir a diestra y siniestra. Si ya se dictó y no se cumplió, no se debe emitir otra, sino velar por su cumplimiento... Es importante que la víctima sepa que el Estado es protector de su seguridad y bienestar, y que su denuncia no ha caído en saco roto”, explicó. Anchante.

“Hay una meta trazada y todas las instituciones debemos contribuir a que esta se cumpla. No es que a estas mujeres las mataron de la noche a la mañana, primero hay una secuencia de violencia. Muchas de estas estadísticas se pueden prevenir”, advirtió.

GLORIA MONTENEGRO: “SE NECESITA MEJORAR LA PREVENCIÓN”

Ante el aumento de la tasa de feminicidios, la ministra de la Mujer, Gloria Montenegro, explicó a Perú21 que se trata de un problema estructural y que “la cultura machista y el sistema patriarcal no se derrota en dos o tres años”.

Para revertir la situación, precisó que se necesita mejorar las medidas preventivas. “Esperamos que los feminicidios comiencen a descender con una estrategia integral que incluya el compromiso del Ministerio Público, el Poder Judicial, la Policía y sectores como educación, salud y la rectoría del Ministerio de la Mujer”, precisó. Montenegro indicó que vienen capacitando a todos los actores sociales y firmarán convenios con gobiernos locales para efectuar un trabajo conjunto de prevención y control en zonas de riesgo no solo para mujeres, sino también para niños y adolescentes.

Anunció que “se está efectuando una propuesta para que los exámenes de los psicólogos del Centro de Emergencia Mujer tengan el mismo valor que los de la Fiscalía; al igual que el informe del primer médico que atienda a la víctima de agresión”.

“Eso se debe a las deficiencias en Medicina Legal. Demoran meses para una evaluación psicológica. ¡Es un insulto para las mujeres! Son un insulto los informes de los médicos legistas porque para ellos todo es lesiones leves... ¡Es un sistema hecho por el machismo! Eso estamos cambiando”, culminó.

DATOS

- La Policía conformará escuadrones de 50 efectivos en Lima, Callao, Piura, Arequipa, Trujillo y Cusco para visitar a mujeres con medidas de protección, anunció el Ejecutivo.

- Solo el 30 por ciento de las víctimas de violencia se atreve a denunciar, según el Ministerio de la Mujer.

- Los feminicidios crecen cada año. En 2014 se registraron 100; en 2015, 103; en 2016, 105; en 2017, 116; y el año pasado, 149.

Tags Relacionados:

Feminicidios

Ir a portada