Los extorsionadores atacaron nuevamente en . Anoche, delincuentes detonaron un explosivo en la vivienda del gerente de la empresa de transportes Miramar S.A., de iniciales G.T.R.

El atentado, que por fortuna solo dejó daños materiales, ocurrió en el predio ubicado en la cuadra 11 de la calle Santa Rosa, en el distrito de Moche.
La víctima denunció en la comisaría del sector que es víctima de amenazas desde hace seis meses. Sin embargo, dijo que no denunció por temor a represalias.

Los maleantes, según la Policía, le estarían exigiendo que pague cupos para que los vehículos de la compañía no sean atacados durante sus recorridos.

En la localidad de , en tanto, hampones hicieron estallar esta mañana un cartucho de dinamita en la vivienda de un carpintero, que además es dueño de un taxi. El atentado fue perpetrado por dos sujetos que huyeron en una motocicleta. Es la primera vez que es amedrentado.

El predio está ubicado en la cuadra 8 de la avenida Gran Chimú, a solo una cuadra de la comuna de ese distrito y a tres de la comisaría de Bellavista.

El 13 de marzo pasado, malhechores también hicieron detonar un cartucho de dinamita en la puerta del edificio multifamiliar en el que viven los alcaldes de la provincia de Julcán, Marco  Rodríguez Espejo (49), y del distrito de Calamarca, Kiko Rodríguez Espejo (51). A ellos les exigen S/100 mil apara no matarlos.

La Unidad de Estadística de la Tercera Macrorregión Policial de informó que entre enero y febrero de este año se han denunciado 151 extorsiones en la región.