Un grupo de alumnos de la   participará este 13 y 14 de abril en el NASA Rover Challenge, un concurso organizado por la y en el cual por primera vez participará el Perú, con un proyecto que viene realizando hace más de un año llamado Deimos.

Se trata de un vehículo de propulsión humana hecho de aluminio de la más alta calidad, es decir resistente pero a la vez no tan rígido como el acero, sino que se amortigua ante el golpe. Las llantas también tienen aro de aluminio con caucho.

Su diseño y construcción fue posible con la participación de estudiantes de las facultades de Diseño Industrial, Comunicaciones y Geografía, con ayuda de un experto en soldadura industrial de Senati.

El proyecto Deimo, además, cuenta con el aval de la PUCP y la licencia de Marca Perú otorgado el 2017 por Promperú. Su objetivo es demostrar que en el Perú se pueden realizar proyectos interdisciplinarios que buscan representar al país en concursos relevantes de talla internacional.

Durante la competencia, que se realizará en el estado de Alabama, en EE.UU., habrá un circuito que simulará superficies externas a la Tierra. Los participantes deberán demostrar que sus unidades son capaces de circular sobre rocas, arena, granito, entre otros.

El equipo está conformado por Helen Jara, Valeria Bernaola, Olga Puente, Solmar Martínez y Terranova, todos de Diseño Industrial; al igual que Francisco Meléndez, de la Facultad de Geografía; y Elvis Bello, soldador industrial de Senati. Todos ellos trabajaron bajo la asesoría de los docentes Ruth Manzanares y Víctor Freundt.

En el concurso internacional participarán delegaciones de países como Brasil y Bolivia, Alemania, Italia, España, México y Estados Unidos. Por el momento, están asegurados los pasajes de solo dos miembros del equipo, por lo que están buscando financiamiento para que pueda viajar todo el equipo completo.

Sobre el NASA Rover Challenge
Es una competencia desarrollada por la NASA, hace más de 10 años, la cual consiste en diseñar, construir y probar tecnologías en dispositivos vehículos de propulsión humana.

Ello proporcionará valiosas experiencias que involucran a los estudiantes en nuevos retos tanto técnicos como conceptuales que serán necesarios en futuras misiones de exploración espacial.