(Foto Referencial: Perú21)
(Foto Referencial: Perú21)

Nuevo estudio. Cada cierto tiempo nuestra historia nos sorprende revelando antiguos acontecimientos de nuestra cultura. El arqueólogo Luis Santa Cruz se propuso investigar sobre algo diferente, estudiar cómo vivían los esclavos y afrodescendientes durante la .

El año pasado, el arqueólogo decidió comenzar su investigación en la hacienda La Quebrada ubicada en , ya que en base al relato de Julio Luna Obregón Efigenia y los documentos del Convento de la Buena Muerte este lugar había sido una especie de cementerio para los esclavos. El estudio reveló las duras condiciones de vida que tuvieron que afrontar.

Dura vida
Santa Cruz contó a Andina que si bien el tipo de suelo no ayudó a preservar el material de los huesos, entre estos restos óseos se encuentra información valiosa.

Cuenta que la modificación de los dientes, una práctica habitual de etnias africanas en esa época, revela en qué continente había nacido la persona enterrada.

Asimismo, la condición de los huesos demostró particularidades de su salud como los problemas de columna derivados del trabajo arduo o su malnutrición generalizada.

Agregó que los cadáveres estaban cubiertos por pequeños restos de tela, por lo que sospechan que eran enterrados con una sábana encima y cubiertos con una capa delgada de tierra. El cementerio fue utilizado entre 1748 y 1817.

TE PUEDE INTERESAR