Sacerdote Del Hospital Almenara De Essalud Lleva Mensaje De Esperanza Y Aliento A Los Pacientes Covid-19
Sacerdote Del Hospital Almenara De Essalud Lleva Mensaje De Esperanza Y Aliento A Los Pacientes Covid-19

Un sacerdote que ingresó al área del Hospital Nacional Guillermo de EsSalud, se acercó a menos de un metro de los pacientes contagiados para orar por ellos, acariciarlos y brindarles esperanza de una pronta recuperación. Estas actividades también las realiza a diario en la .

Se trata del capellán Florencio Joaquín Jara (41), natural de Huánuco, quien manifiesta con convicción que su fe inquebrantable en Dios, las palabras de aliento, los Equipos de Protección Personal (EPPs) y la fortaleza que recibe a diario de su madre de 87 años, son la fuente de inspiración, confianza y ganas de seguir adelante sin temor a infectarse.

MIRA: El Gobierno estableció nuevas acciones para los pacientes diagnosticados con coronavirus

El eclesiástico fue testigo lo que ocurre al interior de las áreas de hospitalización, UCI y la Unidad de Cuidados Intermedios (UCIN), donde ha visto de cerca el dolor y el miedo, pero a la vez la fe inquebrantable de los pacientes, familiares; y el trabajo en primera línea del personal médico y asistencial.

En contacto con los enfermos hospitalizados por COVID-19, el Sacerdote impartió el Sacramento de la Unción de los Enfermos, que equivocadamente se creía que simboliza el final de la vida. Según precisó, el Padre Florencio, es un sacramento de curación, es decir, que no significa que necesariamente la persona vaya a morir.

“No es un pasaporte a la muerte, muchos creen eso y entran en ese temor extremo, como el Sacramento de la Confesión este es un sacramento de curación, porque sana las heridas del alma, del corazón. Ese es el gran valor que tiene”, finalizó instantes posteriores a imponer las manos a los pacientes, donde untó el óleo bendecido y realiza tres veces la señal de la cruz.

VIDEO RECOMENDADO

CEO responden: Lecciones que les ha dejado la pandemia del COVID-19
CEO responden: Lecciones que les ha dejado la pandemia del COVID-19