A través de una exitosa operación de trasplante, especialistas del del , devolvieron la visión a Don José Alfredo Hidalgo Gonzales (40), natural de la región San Martín, quien sufrió un accidente cuando caminaba por una zona abierta de la Molinera donde labora en la ciudad de Tarapoto y de pronto la rama de un árbol cayó sobre su cabeza y parte de ella se introdujo en su ojo derecho, ocasionándole una úlcera micótica, por lo que tuvo que ser referido al departamento de Piura, donde recibió una nueva córnea de un donante cadavérico.

El coordinador de trasplante de córneas del citado establecimiento de salud, Dr. Luis Alberto Sulca Adrianzèn, informó, que al comprobar que la ulcera micótica había ocasionado una infección ocular, inflamación y ulceración de la córnea causada por diversos hongos patógenos oportunistas, decidieron ingresar al paciente a Sala de Operaciones, donde procedieron a extraer la zona deteriorada de la capa externa del ojo e implantar la córnea del donante fallecido, en un procedimiento que duró 1 hora con 30 minutos.

El pasado 13 de junio, una familia piurana tuvo un bello gesto de amor al prójimo al autorizar la donación multiorgánica de uno de sus seres queridos, un hombre de 57 años, que lamentablemente perdió la vida en un accidente de tránsito. Conocida esta decisión, el Seguro Social, activó el ¨operativo procura y trasplante¨ y procedió a extraer los órganos del donante cadavérico, entre ellos las córneas, una, fue implantada en el ojo afectado de José Alfredo.

MIRA: Luis Roel Alva: “Estoy seguro que las indagaciones del Ministerio Público serán archivadas”

“Este caso era de prioridad alta, el paciente tenía cierto daño que pudo ser irreversible y estaba a la espera de un trasplante. Hace unos días una persona fallecida dejó consignado en su DNI su deseo de donar sus órganos. Es muy importante que más familias respeten el deseo de su ser querido, necesitamos que se genere una cultura de donación más intensa”, manifestó, el médico oftalmólogo.

José Alfredo, labora en una molinera y cuando se disponía a botar las cenizas que deja el procesado industrial de arroz de grano, caminó unos metros por un campo abierto donde hay varios árboles y fue cuando una de las ramas se desprendió, introduciéndose en su ojo derecho.

El receptor de la córnea, llegó a perder la esperanza de volver a ver porque pensó que estaría en lista de espera por mucho tiempo. Sin embargo, su hijo varón de 15 años y las hijas de su actual pareja, de 12 y 7 años, a quienes quiere como si fueran suyas siempre le dieron ánimo.

“Estoy feliz y toda mi familia, muy agradecidos con Dios, con el donante y su familia. Quiero incentivar a todas las personas a que donen porque eso ayuda a salvar vivas, a devolver la visión que es muy importante para un ser humano. A los doctores sigan con ese ímpetu, Dios les encomendó en sus manos que hagan milagros en los enfermos. Les agradezco puedo ver de nuevo, yo también daría mis órganos nunca diría no”, afirmó, el paciente.

Con la acción solidaria de esta familia piurana, se logró salvar y mejorar la calidad de vida de 5 personas, una recibió el corazón del donante cadavérico, en el Instituto Nacional Cardiovascular “Carlos Alberto Peschiera” Carrillo” - INCOR, en tanto, que otro paciente del Hospital Nacional Guillermo Almenara, recibió 01 riñón y otro más el hígado y 02 las córneas.

VIDEO SUGERIDO

Entrevista a Wilfredo Pedraza

TAGS RELACIONADOS