Pese a haber conocido el lado más duro de la vida, jamás perdió la sonrisa en los escenarios.  es una de las exponentes más importantes de la canción popular y la razón por la cual todos los peruanos celebramos el día 31 de octubre el Día de la Canción Criolla.

Bautizada como Lucila Justina Sarcines Reyes, la cantante nació el 19 de julio de 1936 en distrito del Rímac. Tuvo una infancia complicada debido a la pobreza en la que vivió junto a sus quince hermanos.

La vida no mejoró cuando pasaron los años. Su padre falleció cuando ella tenía solo seis años, hecho que la obligó a trabajar desde niña para poder sobrevivir. Diez años después vendría un matrimonio lleno de episodios de violencia.

Descubrió su talento de forma tardía en el club criollo llamado 'El sentir de los barrios', lugar donde el Perú conoció su poderosa voz: un grito de melancolía capaz de conmover al más álgido corazón.

Luego vendría su paso por la popular 'Peña Ferrando' y la grabación de sus más populares discos. Así nació 'La Morena de Oro del Perú'.

Lucha Reyes popularizó temas como "Regresa" y "Cariño Malo", de Augusto Polo Campos; "Tu Voz" de Juan Gonzalo Rosé; "José Antonio" y "La Flor de la Canela" de Chabuca Granda; "Qué Importa" de Juan Mosto, etcétera. Para 1971, cantó "Una Carta al Cielo" y antes de partir grabó "Mi última canción".

Falleció producto de una diabetes a los 37 años y su partida fue llorada por todo el Perú. Después del velorio, miles se personas acompañaron entre lágrimas y valses criollos el ataúd de la 'La Morena de Oro del Perú' hasta el cementerio El Ángel.