Las técnicas y la iconografía asociados al tallado en piedra de Huamanga, o escultura en alabastro de la región Ayacucho, han sido declarado Patrimonio Cultural de la Nación por el.

Mediante la resolución viceministerial Nº 069-2019-VMPCIC/MC obtuvo esta mención por estar plenamente vigente en las prácticas culturales, sociales y económicas de la sociedad ayacuchana, así como por su creatividad y el talento de los artistas portadores de esta tradición.

Historia
Los informes elaborados por la Dirección de Patrimonio Inmaterial del Ministerio de Cultura dieron a conocer que desde la Colonia ya se trabajaba con el alabastro, piedra semejante al mármol. La provincia de Huamanga en la región Ayacucho es el lugar donde se encuentran sus mejores canteras y a ello se debe su denominación.

En el Virreinato, Ayacucho destacó por sus finos trabajos en el tallado de figuras, con diseños asociados a la Iglesia Católica y la Corona Española. Con estas obras, Huamanga alcanzó el prestigio que lo convertiría en el centro de la actividad artística y artesanal del país.

Posteriormente, en la segunda mitad del siglo XVIII se introdujo en la producción del alabastro huamanguino la temática profana y costumbrista. Las representaciones ornamentales abordan figuras galantes de jóvenes músicos, damas recostadas, entre otros motivos alegóricos. 

Después, en el siglo XIX, se crean composiciones acordes con los gustos de la pequeña burguesía y la clase señorial huamanguina, entre los que figuran la lucha por la emancipación de España o la expresión de rivalidades entre Huamanga y Cusco.

A finales del siglo XX la provincia sufrió por la violencia terrorista lo que provocó la decadencia de la producción de talla en piedra de Huamanga hasta el punto de casi desaparecer. Sin embargo, gracias a los esfuerzos del gobierno peruano y del pueblo ayacuchano, se ha podido recuperar este arte.

TE PUEDE INTERESAR