Amnistía Internacional (USI)
Amnistía Internacional (USI)

“Al menos 4 millones de indígenas del Perú se encuentran expuestos a la contaminación de metales pesados y sustancias tóxicas”, reveló ayer Salil Shetty, secretario general de .

El funcionario, quien llegó a nuestro país para alertar a las autoridades sobre este hecho, declaró que luego de un estudio a 129 pobladores de las comunidades nativas de Cuninico (Loreto) y de la provincia de Espinar (Cusco) se determinó que todas tenían altos niveles de cadmio, arsénico y mercurio en la sangre.

Shetty precisó que el Ejecutivo debe declarar una emergencia nacional para atender esta situación y evitar que empresas mineras, de hidrocarburos, entre otras, sigan violando los derechos humanos de los indígenas, contaminando sus fuentes de agua y tierras.

“Los residentes de esos lugares no han causado esa contaminación. Han sido terceros y es el Estado quien debe protegerlos y este está haciendo muy poco. Recomiendo, primero, buscar las causas del problema y luego implementar un plan en el que estén involucrados el Ejecutivo, las regiones y las comunidades afectadas”, acotó Shetty.