Por: Nadia Quinteros

Preocupante. El director del Museo Tumbas Reales de Sipán, , denunció la invasión de cuatro importantes zonas arqueológicas de la región . El arqueólogo señaló que, desde hace algunos años, personas inescrupulosas han lotizado sobre territorios culturales.

Explicó que las áreas afectadas son las zonas protegidas Cerro El Combo, El Chorro y Ventarrón, en Pomalca, y el Cerro Guitarra, en Zaña. Ambas localidades pertenecen a la provincia de .

“Los problemas mayores que tenemos ahora son las invasiones de espacios arqueológicos. En los últimos años existen cuatro casos complicados en Pomalca y Zaña, donde hay un grupo de personas ajenas al lugar que han ingresado para lotizar y muchas de estas son traficantes de tierras”, señaló.

Walter Alva agregó que, en algunos de estos casos, las incursiones ilegales se deben a que algunas autoridades estarían entregando los terrenos para construcción de viviendas desconociendo la importancia cultural de estas áreas. Por ello, invocó a la Policía y Fiscalía que intervengan para evitar mayor afectación del patrimonio.

“Lamentablemente, algunas malas autoridades están entregando terrenos para viviendas, grifos y depósitos en zonas que son parte de nuestro patrimonio. Parece que hay situaciones de venta irregular de terrenos”, añadió.

PIDEN DENUNCIAR
Al respecto, el jefe de Macrorregión Policial, general Lucas Núñez, pidió a las instituciones involucradas que denuncien la apropiación ilegal de tierras para que puedan actuar.

En setiembre pasado, la Policía capturó a nueve personas que intentaban invadir a balazos el sitio arqueológico Cerro El Combo. Unos meses antes, la Unidad Ejecutora Naylamp y la Dirección de Cultura de Lambayeque también intervinieron esta zona ante la presencia de desconocidos.

DATOS
- El complejo Cerro El Combo fue declarado Patrimonio Cultural el 11 de agosto de 2004. Esta zona presenta ocupación del periodo formativo hasta el Chimú, según los investigadores.

- En la zona del Cerro Guitarra se constató que los invasores delimitaron lotes y destruyeron los paneles del Ministerio de Cultura, pese a los hitos que identifican a la zona como intangible. En este sitio se tenía proyectada la construcción de un museo, pero el proyecto no se pudo avanzar por las ocupaciones.