A partir de este lunes, tras guardar 62 días de , millones de niños de 0 a 14 años de edad, a nivel nacional, estarán autorizados para salir a la calle en compañía de un adulto por espacio de 30 minutos.

Esta salida, sin embargo, se da en momentos en que el Perú superó a China, país originario de la pandemia, con más de 84,495 infectados frente a 82,933 pacientes, según cifras oficiales del gigante asiático.

En un preámbulo de este nuevo escenario, el Ejecutivo sensibilizó a la población con la difusión de un video en el que menores de diversas edades invocaban a que se acaten las normas para evitar la propagación del virus.

Los paseos cortos se podrán realizar entre las 12:00 del día y las 6 de la tarde, siempre con un adulto. Este paseo es opcional para las familias.

Otro fue el parecer del Colegio de Psicólogos del Perú, que, a través de un comunicado, demandó al Ejecutivo que postergue la fecha de salida prevista para este lunes 18.

Una gran dificultad, advirtió, es el incremento de gente en la calle “cuando aún no se ha disminuido el rango de contagio a niveles de no riesgo”. “Basta con unos pocos contagios por parte de los niños o los propios adultos, con la consecuente transmisión a las personas adultas mayores o en riesgo, para estar yendo en contra del martillazo y del índice de disminución de la curva”, señaló.

Diferente realidad

En , Segundo Chiroque Benites, directivo del Colegio de Psicólogos de Lima y Callao, señaló que, al salir de una prolongada cuarentena, los niños se toparán con un escenario distinto. “Los niños van a encontrar una realidad diferente, extraña. Antes había ruido, vida, tiendas… Puede haber una reacción de desconcierto, esa calle no la conocen, les va a parecer extraña, no van a encontrar una sonrisa en la calle. Puede ser un impacto”, comentó.

“Deben entender y evaluar si sus niños están preparados para hacerlo. Treinta minutos, que es bastante corto para los niños que a veces necesitan de mucho más tiempo. Los padres son los que deben decidir al final”, añadió.

Sostuvo que la casa es el refugio más seguro para los pequeños.

Mientras tanto, alcaldes consultados por este diario indicaron que se preparan para recibir a los menores.

Jorge Quintana, de Jesús María, adelantó que los parques que tienen juegos en su distrito –como los ubicados en la avenida Huiracocha y la residencial San Felipe– serán cerrados. “Por ahora no se van a habilitar”, indicó a Perú21.

Los serenos, dijo, se encargarán de que los niños sean monitoreados por sus padres y se respete la distancia social.

Cristina Nina, de San Juan de Miraflores, indicó que este fin de semana realizarán la desinfección de parques. “Vamos a cumplir las disposiciones. Los juegos están cercados con cintas de protección y vamos a continuar con el podado de jardines”, señaló.

Miraflores, por su parte, se encuentra desinfectando sus 75 parques. El gerente de Desarrollo Humano, Luis Llanos, señaló que se prevé la visita de aproximadamente 12 mil niños y adolescentes.

Llegada a la meseta

Tras visitar el Instituto Nacional de Salud (INS), el presidente Martín Vizcarra reiteró que el país alcanzó un pico “para seguir, sin triunfalismo, el largo proceso de disminución de contagios, hospitalizados, pacientes en unidades de cuidados intensivos y fallecidos”.

Similar temperamento manifestó la jefa del Comando COVID-19, Pilar Mazzetti, para quien estar en esa situación significa “que hace varios días no estamos viendo ese crecimiento importante”.

“Eso significa que estamos viendo una luz en el camino. Que sigamos en meseta y que luego baje significa que tenemos que continuar con el esfuerzo”, aseveró.

Datos

- No está permitido que los menores vayan a supermercados, mercados, bancos ni aborden el transporte público.

- Los paseos podrán hacerse hasta una distancia de 500 metros de casa. Se debe respetar la distancia y el uso de mascarillas es obligatorio.

- No se podrá jugar con amigos ni llevar pelotas, triciclos, patinetas, ni subir a juegos.