Marlith Izquierdo, ganadora del I Concurso de Cafés Especiales de Cholón.
Marlith Izquierdo, ganadora del I Concurso de Cafés Especiales de Cholón.

“Parece un sueño”. Esta es la breve frase que dijo Marlith Izquierdo cuando su nombre se escuchó en los parlantes, entre aplausos y vivas. Ella, de 27 años, hija de caficultores, madre soltera, empeñosa y perseverante, había logrado el primer lugar en el concurso de cafés especiales de Cholón, distrito que forma parte de la provincia del Marañón, en

Es un domingo especial para el Cholón. Este primer concurso ha permitido conocer a un selecto grupo de catadores que el distrito tiene cafés de alta calidad y con gran potencial . Después de este evento, donde Marlith obtuvo 86.64 puntos con su variedad Gran Colombia, nada será igual para esta parte recóndita del país. Lo dice Lukas Ha, catador alemán y comprador de café de la empresa Cumpa. “Muy buenos cafés, mucho potencial”, comenta.

Se han catado 52 muestras. El segundo lugar fue para Teudulo Carlos Escribel Cabanillas (86.44) y el tercero para Edwin Mori Picón (86.39).

MIRA Expo Villa Rica: Todo lo que debes saber sobre el evento que se desarrollará en Lima

Jhonathan Paredes Bautista, catador QR, describe con pasión el café de la joven Marlith: “Este café es muy complejo desde el primer momento en que se huele las fragancias y los aromas . Perfiles frutales, frutos rojos, entre arándanos, fresas, frambuesas. Tiene un cuerpo cremoso, y la acidez es como un vino dulce. Lo que me sorprende es que el sabor se mantiene tanto en caliente, tibio y frío”.

Paredes: “Huánuco tiene muy buenos cafés”.

Para Paredes, la región Huánuco tiene diversos perfiles en su café, y el Cholón no se queda atrás, por lo que es evidente que ingresará al mapa de los cafés especiales del Perú .

LO MEJOR QUE ME HA DADO EL CAFÉ

Conocimos a Marlith un día antes de la premiación sin imaginar que 24 horas después sería la ganadora. Su hija Kriss, de 10 años, nos acompañó en el recorrido de la hectárea donde cultiva su café, en Ajenjo, Cholón. “Yo quiero ser ingeniera, para trabajar en el café”, dijo la pequeña, mientras preparábamos el café de su mamá en una malla plegable tipo V60, método que permitió rescatar unos complejos sabores.

El concurso  es una iniciativa de USAID, ejecutada por TechnoServe y cuenta con el apoyo de JDE.

Con el equipo de Alianza Café que le brindó asistencia técnica.
Con el equipo de Alianza Café que le brindó asistencia técnica.

Marlith ha recibido asistencia técnica para lograr un café de calidad. El proceso empezó en 2019 y hoy ha logrado un avance extraordinario. “El café me ha permitido educar a mi niña, y eso es lo más importante”. En su voz hay cierta dulzura, un poquito de timidez, pero se va soltando, y recuerda que a los 17 años se embarazó, y decidió ser mamá a pesar del poco compromiso de su entonces pareja, quien luego la abandonó . Este quiebre en la vida de la joven se transformó en una razón para hacerse más fuerte: “Porque mi hija es lo mejor que me ha pasado, ella es muy inteligente, y siempre me acompaña”. Kriss es una niña lista: “Conozco a mi papá, a veces lo veo… Pero yo estoy siempre con mi mamá, mi mamá es muy trabajadora, y por eso yo quiero ser in¡geniera, para tener mejores cafés”. Ni Kriss ni Marlith imaginaron la tremenda alegría que recibirían el domingo 15, pasada la 1 de la tarde, en medio de fuertes vientos y calorcito de sierra.

“Yo estoy muy agradecida con el café… ¿Por qué? Porque mi hija será una profesional gracias a mi café”, sentencia la caficultura.

Marlith y su hija Kriss.
Marlith y su hija Kriss.

“Mi café es bueno, ha mejorado bastante y tengo fe en salir bien ubicada en el concurso”, comentaba en la víspera. Ella tuesta su café de manera artesanal y lo prepara en olla. Lo toma por la mañana, quizás a las 6:00 a.m., y por la tardecita. Le sorprende ver una cafetera como la que llevamos a la finca. Quiere aprender más del café, y es evidente que será buena alumna, como su niña que es un ‘cerebrito’ con las matemáticas.

UN MUNDO DE OPORTUNIDADES

¿Dónde está Cholón? ¿Tienen café en Cholón? ¿Dónde lo venden? Son muchas las preguntas alrededor de este distrito de Huánuco, donde las familias también han comenzado a cultivar paltas.

Wilmer Rodríguez, presidente de la Cooperativa Agraria de Cafés Especiales de Cholón, hijo de caficultores también, considera que el café del Cholón tiene futuro: “Somos 52 socios, estamos muy unidos y trabajamos para tener un gran café. El 30% de miembros es mujer. Hace seis u ocho años que cultivamos buenos cafés, pero recién ahora se está dando a conocer y eso nos hace pensar que tenemos mucho camino por recorrer”.

La cooperativa no solo está centrada en la comercialización, un pilar clave es mejorar todos los procesos. “No queremos ser solo una sorpresa. Queremos mantenernos”, acota, tras agradecer el apoyo de Alianza Cafe y Technoserve en la asistencia técnica.

UNA TIERRA CON FUTURO

Teudulo Carlos Escribel Cabanillas, el segundo puesto del concurso, es caficultor hace más de 10 años, y considera el café una bebida fundamental en su vida. Sueña con tener su marca de café. A los 57 años, con dos hijos trabajando en el campo, él también sueña, y se muestra orgulloso de ver que al fin sus benditos granos llaman la atención fuera “de mi pueblo”.

Los cafés del Cholón van a la disputa regional en Huánuco, y están en la mira de los compradores como Lukas Ha. Cholón está cambiando su historia, pero esto recién comienza.

Texto y fotos:

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

El Cacaotal
Amanda Jo E. Wildey Antropóloga - Especialista en cacao