Áncash:  los visitantes deben portar mascarillas, mantener la distancia y practicar de manera constante la desinfección de manos. (Foto: Andina)
Áncash: los visitantes deben portar mascarillas, mantener la distancia y practicar de manera constante la desinfección de manos. (Foto: Andina)

La titular de la Dirección Regional de Comercio Exterior y Turismo (Dircetur) de, Fátima Rodríguez, informó que más de 1,000 personas visitaron los diferentes atractivos que componen el en su primera semana de reinicio de atención al público.

La funcionaria precisó que el lugar más visitado fue la laguna de Llanganuco, ubicada en la provincia ancashina de Huaylas. La proyección que había hecho la Dircetur era que las visitas iban a ser principalmente del interior del mismo Áncash, sin embargo, no ha sido así.

“El 90 % [de los visitantes] son de Lima, es lo más sorprendente, también creíamos que las visitas iban a ser solo locales”, afirmó.

Rodríguez indicó que desde la administración del Parque Nacional Huascarán se ha informado a los interesados en hacer turismo en este lugar que los aforos siguen siendo limitados.

En Churup solo se permiten grupo de personas de 8 miembros, al igual que en Chinacocha, Laguna 69, Querococha, Pastoruri, Punta Olímpica y Purhuay. Además, los visitantes deben portar mascarillas, mantener la distancia y practicar de manera constante la desinfección de manos.

MIRA Artista recuerda con miles de banderas blancas a las víctimas del COVID-19 en EE.UU

Además, los turistas deben llenar previamente, una declaración jurada que es un requisito indispensable para ingresar a cualquiera de los atractivos turísticos del parque. Este documento se encuentra en el siguiente link: .

Es preciso indicar que el Parque Nacional Huascarán permaneció cerrado desde el 15 de marzo hasta el 15 de octubre, debido a las medidas que se tomaron en el marco de la emergencia sanitaria por el COVID-19.

VIDEO RECOMENDADO

Doctora de 73 años supera la COVID-19 tras estar internada durante tres meses
Doctora de 73 años supera la COVID-19 tras estar internada durante tres meses