(Mario Zapata/Perú21)
(Mario Zapata/Perú21)

Luego de que se produjera un accidente a la altura del kilómetro 75 de la Panamericana Norte donde un bus de transportes de la empresa San Martín se desbarrancara en un abismo de , en la zona conocida como la ‘Curva del Diablo’, más de 250  participaron en las labores de rescate tanto de los heridos como de los cuerpos de las personas fallecidas.

Al conocerse lo ocurrido, el Brigadier General CBP Larry Lynch Solis, Vice Comandante General del del Perú (CGBBVP), lideró las acciones de auxilio.

Se enviaron gran cantidad de autobombas, carros de rescate y ambulancias de las compañías de bomberos de Chancay, Huaral, Huacho, Puente Piedra, Ancón, Comas, Carabayllo, Los Olivos, pertenecientes a la XXV Comandancia Departamental Lima Norte; y de Ventanilla y Mi Perú, de la V Comandancia Departamental Callao.

Los efectivos utilizaron sus equipos de rescate para descender unos 250 metros en un terreno arenoso y muy complicado. Se hizo bajo circunstancias extremas, la marea crecía y había peligro por la caída de rocas.

Ellos, con ayuda del Escuadrón de Emergencias y de helicópteros de la Policía Nacional del Perú (PNP) y especialistas de la Infantería de Marina (IM) lograron rescatar a 6 personas; y de acuerdo a últimos informes, se han recuperado 50 cuerpos tras el fatídico accidente.