Por: Johnny Obregón

Hoy se cumple un año del desborde del río y más de 500 familias que lo perdieron todo aún viven en pésimas condiciones. Los afectados siguen instalados en el albergue implementado en los arenales de la carretera Piura-Chiclayo, en carpas y casas de estera y triplay. Bajo el fuerte sol, la arena caliente y con los pies descalzos, los moradores señalaron que “es como viviéramos en el infierno mismo y hasta ahora no recibimos la ayuda de las autoridades”.

El 27 de marzo de 2017, Inés Villegas se preparaba para celebrar su cumpleaños 39, cuando el agua que se salió del río los sorprendió a todos. “Pensábamos que nos moríamos y me acordé de la película Titanic. Todos llorábamos y rezábamos y pudimos salir en balsas con el Ejército. Llegamos a este albergue, pero no tenemos agua, luz, ni nada, y los niños se enferman en estos arenales”, señaló desde el interior de su vivienda de triplay.

Los alcaldes de Catacaos, Juan Cieza, y de Castilla, Luis Ramírez, los distritos más afectados con la inundación, cuestionaron que hasta el momento el proceso de reconstrucción no se haya puesto en marcha en la región. Otra de las localidades que sufrió los estragos fue Cura Mori, donde el panorama es similar.

Juan Cieza refirió que “solo uno de los 90 proyectos que presentó Catacaos se ejecutó”. Por su parte, Luis Ramírez manifestó que “las pistas están destruidas y las autoridades regionales y nacionales se muestran indolentes con nuestra jurisdicción”.

El gobernador regional de , , en tanto, atribuyó la demora en las obras de reconstrucción “a la crisis de gobernabilidad que ha vivido el país”. Agregó que confía en que con el nuevo presidente, Martín Vizcarra, quien hoy visitó el departamento, cambie la situación y “la reconstrucción se ponga realmente en marcha, pues la población ya no puede esperar más”.

DATOS
-Entre el 5 de enero y el 30 de marzo de 2017, se registraron lluvias de moderada a fuerte intensidad en Piura, lo que provocó inundaciones, huaicos, desbordes, y descargas eléctricas en la región.

-Según el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), hubo 91,835 damnificados por El Niño costero en la región, 310,570 afectados, 17 fallecidos, 39 heridos, 4 desaparecidos.

-Asimismo, colapsaron 5,724 viviendas y 8.469 quedaron inhabitables. Además, 71,008 quedaron afectadas. También hubo 2,711 colegios y 195 centros de salud dañados.

TAGS RELACIONADOS