Mujeres, ancianos y niños, entre ellos un bebé de pocos meses de nacido, que quedaron atrapados por el desborde del , en la provincia de , fueron auxiliados por militares de la y se trasladaron hacia sectores seguros como Cedros, Asháninka y Paraíso. 

Las más de 300 familias damnificadas de los distritos de Pichanaqui y Perené recibieron oportuna ayuda del Comando Especial VRAEM, quienes por disposición del , y tras recibir el pedido de alerta el pasado jueves, se movilizaron vía aérea y terrestre hacia la zona afectada.

Las acciones de evacuación y rescate estuvieron a cargo de más de 160 efectivos del Agrupamiento de Ingeniería Teniente Coronel Pedro Ruiz Gallo y de la 31 Brigada de Infantería del Ejército.

En las tareas de rescate también participó un equipo de la Fuerza Aérea, que, con el empleo de un helicóptero MI-17 y el uso de un 'winche' pudieron poner a salvo a 17 personas. 

Los miembros de las Fuerzas Armadas continuarán en la zona afectada por el desborde para seguir apoyando a la población.