“El problema es que, ante la escasez de empleo, el empleador tiene la sartén por el mango y siempre habrá alguien dispuesto a aceptar una propina por más horas de trabajo que las que la ley señala”.(Foto: Violeta Ayasta/GEC)
“El problema es que, ante la escasez de empleo, el empleador tiene la sartén por el mango y siempre habrá alguien dispuesto a aceptar una propina por más horas de trabajo que las que la ley señala”.(Foto: Violeta Ayasta/GEC)

Perdón: no voy a hablar de la pandemia, ni de Mirian, ni de Richard. Necesito gotas de humor y para eso asumiré que son reales, y no parodia, las reflexiones de una ama de casa, que a veces tiene que enfrentar estas horribles leyes que pretenden regular los horarios y remuneraciones laborales del personal del hogar.

He protestado contra la distorsión respecto a las vacaciones de porteros o ayudantes del hogar. Sin suerte. Para el portero de un multifamiliar, el aporte de muchos debería alcanzar; si se trata de edificios de lujo, pues cada cual debiera pagar un poco más. El problema es que, ante la escasez de empleo, el empleador tiene la sartén por el mango y siempre habrá alguien dispuesto a aceptar una propina por más horas de trabajo que las que la ley señala.

La ley es una buena opción, pero debe estar acompañada por modificaciones, como la posibilidad de agregar en lugar de descontar la AFP, lo cual se convierte en incentivo para el ahorro y apoyo al empleado. También debe darse facilidades para la inscripción de juntas de propietarios y un sistema de vigilancia que asegure el cumplimiento de los derechos del trabajador. Adicionalmente, debe establecerse un sistema que no genere incentivos perversos al pago de una menor cuota de Essalud o su reemplazo por el SIS, a solicitud del trabajador que considere que este le da un mejor servicio.

Mientras pienso cómo resolver el problema que se puede suscitar si se malogran la licuadora o la tostadora. ¿Podría ofrecer Cencosud algún mecanismo de puntos Bonus a manera de seguro para compensar la mala praxis en la operación de tan sofisticados aparatos? Mientras lo averiguo, recordar un antiguo consejo: no pelees con quien te va a servir la comida.

TAGS RELACIONADOS