notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

También he insistido, como lo ha hecho Argentina al interior del G20, que es preciso acabar con los paraísos fiscales –fecales les llamé en mi artículo porque eso es lo que moralmente son, mierda de la peor, mierda de este empacho de acumulación desmedida–. Ahora me doy de frente con una opinión que publica el diario español El País, perteneciente a uno de sus lectores, pero que refleja la agudeza y la visión que suele faltarles a los columnistas de ese periódico, encabezados por el cada día más obcecado Mario Vargas Llosa. El hombre se expresa así: "Dicen: el estado del bienestar no es sostenible. Este es el eslogan acuñado por este capitalismo que nos asola. En cambio, los paraísos fiscales sí son sostenibles, a pesar de ir directamente contra los estados que estos siervos dicen defender. Esto va a derivar en una guerra de clases o la esclavitud está servida. De nosotros depende. Por las buenas o, si no nos dejan otra opción, por las malas. Si, simplemente, los cuerpos de seguridad de los estados se conciencian de una vez de que están en el mismo barco que la ciudadanía masacrada, las cosas darían la vuelta. Como ya se ha dicho: el miedo tiene que cambiar de bando".

Estas afirmaciones reflejan un estado de ánimo como para inducir a la reflexión, como para meterle realmente miedo a quienes apuestan por el genocidio selectivo al que conducen las actuales políticas.