notitle
notitle

Santiago Pedraglio,Opina.21El martes 20 de mayo el Instituto de Estudios Peruanos (IEP) presentará los primeros 6 volúmenes de los 14 que suman las Obras escogidas de Carlos Iván Degregori. Es un importante suceso editorial que acompaña las celebraciones por los 50 años del IEP y que permite ver al "antropólogo, profesor universitario, periodista, militante de izquierda, intelectual comprometido con los derechos humanos, poeta y cronista de la vida cotidiana", tal como resume el instituto.

Imposible abreviar acá el pensamiento de Degregori y su esfuerzo por comprender y explicar al Perú. Cabe, a cambio, citar unas líneas que escribió en este diario hace ocho años: "Habrá un cambio sustantivo en el Perú cuando, por ejemplo, los pueblos indígenas tengan acceso a la justicia en su propia lengua, cuando todos podamos sentarnos a comer en la misma mesa, no solo durante las campañas; mirarnos sin despreciarnos mutuamente, compartir espacios públicos sin temores, convertir el uniforme de las empleadas domésticas, cuando este sea indispensable, en lo que debería ser: un requisito técnico como los overoles de los obreros o los cascos de los ingenieros, y no un estigma que las separa y las marca como 'cholas' casi como antes se marcaba a los esclavos" (Perú 21, 3.6.2006).

Escribía magníficamente, titulaba sus libros como ninguno y tenía pasión por sorprender al lector con un enfoque inusual.

A todo esto nos acerca la publicación del IEP, que implicó ordenar un amplio material, tarea en la que participó el autor, quien trabajó hasta el final de sus días. José Carlos Agüero y Pablo Sandoval lo acompañaron y completaron la labor.

"¿Cómo ser optimistas, finalmente, en un Perú de 'corazón de piedra'? ¿Me puedo llevar la tarea a casa?", se preguntaba CID en el otoño del 2011, poco antes de su muerte. Leerlo nos podrá ayudar a responder esto y a plantear nuevas preguntas.