(Internet)
(Internet)

"Ronaldinho ya no tiene chispa para jugar". La soberbia de Fernando Niembro terminó pisoteada por el baile del jugador al festejar su primera Copa Libertadores, un trofeo más que irá a su enorme vitrina. "Los tiros de Ronaldinho no tiene pólvora", las frases piconas del periodista argentino no serán portada hoy, a diferencia de la consagración de un crack que nunca dejó de serlo.

Porque a sus 33 años y su 'vida alegre', Ronaldinho la rompió en Gremio, fue estrella en el PSG, regó clase en el Barcelona, desentonó en el Milan y en Flamengo y el miércoles levantó el trofeo que le faltaba con un Atlético Mineiro, que aplastó a todos en la fase previa y puso carácter en la final contra Olimpia. 'Dinho' es el primer jugador en conseguir la Champions (Barcelona en 2006), la Copa Libertadores (2013) y el Balón de Oro (2005). Además, con Brasil ganó el Mundial del 2002, la Copa América 1999 y la Copa Confederaciones 2005.

En clubes, sumó la liga española (2006) y un 'Scudetto' (2011). Dueño de un juego quimboso, amagador, brillante en tiros libre y con potencia para arrancar, Ronaldinho acumuló 75 millones de dólares en traspasos y fue el mejor jugador del mundo en 2004 y 2005. Pero no todo fue felicidad.

Tras una mala actuación en el Mundial 2006, no volvió a ser el mismo. Fiestas de cinco mujeres por hombre, salidas con modelos, bailes de reggaeton y samba hasta el amanecer y alcohol a montones lo llevaron al borde del abismo.

Su llegada al Mineiro en 2012 le devolvió la sonrisa. Hoy lo reverencian y lo piden para el Mundial 2014. Todos menos Fernando Niembro que prefiere comerse el sombrero antes de sacárselo delante de este reilón brasileño.

DATOS

- Ronaldinho confesó que le regalará la camiseta de la final a su madre Miguelina, que superó una enfermedad y lo ayudó a volver a ser el de antes.

- A partir del 2014 la Copa Libertadores tendría una sola final en cancha neutral, según la Conmebol.