Visita festiva. La embajadora de EE.UU. fue recibida por los pobladores en medio de una fiesta. (ANDINA)
Visita festiva. La embajadora de EE.UU. fue recibida por los pobladores en medio de una fiesta. (ANDINA)

La ciudad del Cusco y el santuario de Machu Picchu son seguros para ser visitados por los turistas nacionales y extranjeros. Así lo reconoció ayer la embajadora de Estados Unidos en el Perú, Rose Likins, quien llegó a la Ciudad Imperial para recorrer el complejo inca por invitación del alcalde distrital Elvis La Torre Uñaccori.

"Vengan, conozcan y disfruten, que aquí todo está seguro", manifestó la representante norteamericana, quien estuvo acompañada por la cónsul de su país en el Perú, Elizabeth Power, y fue recibida por niños ataviados con trajes típicos de la zona.

Likins recordó que, luego de comprobar las condiciones de seguridad que hay en el Cusco, la Embajada de Estados Unidos en Lima levantó hace unos días la alerta –emitida en febrero pasado– en torno a potenciales secuestros de ciudadanos norteamericanos por una organización criminal que operaba en esa región.

"Agradezco al Gobierno y a la Policía Nacional por el esfuerzo desplegado para reforzar las labores de seguridad, y si Estados Unidos ha permitido que vengan sus representantes, significa que existen todas las garantías", indicó.

El alcalde La Torre agradeció a la funcionaria por certificar personalmente que Machu Picchu ofrece todas las seguridades a los visitantes, y dijo que las autoridades velan por el buen trato a los turistas.

DATOS

- Alrededor de 360 mil turistas estadounidenses recorren cada año la ciudadela inca de Machu Picchu. Es decir, un promedio de mil visitantes por día.