notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Entre las 50 más violentas no figuran ciudades de Perú, Argentina, Paraguay, Bolivia o Ecuador, y sí varias de Brasil, México, Venezuela, Colombia y Honduras. Las 10 ciudades más violentas son San Pedro Sula (Honduras), Acapulco (México), Caracas (Venezuela), Distrito Central (Honduras), Torreón (México), Maceió (Brasil), Cali (Colombia), Nuevo Laredo (México), Barquisimeto (Venezuela) y Joao Pessoa (Brasil).

En tanto, New Orleans (Estados Unidos) está 17°; Medellín (Colombia), 24°; Recife (Brasil), 30°, y Monterrey (México), 47°. Los últimas tres del listado son Belo Horizonte y Brasilia (Brasil) y Barranquilla (Colombia). En San Pedro Sula, que encabeza la lista, el promedio es de 169 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes, mientras que en Buenos Aires, cuya prensa opositora se queja de una inseguridad que naturalmente atribuye a la ineptitud del Gobierno, el promedio es de 6.57 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes. Lo digo pues la violencia es usada como propaganda política. Para cierta prensa es lógico que la violencia en Caracas se deba a las políticas de Hugo Chávez, mientras que la de San Pedro Sula nunca se emparenta con el Gobierno hondureño. Como dice Chomsky: "El propósito de los medios masivos no es tanto informar y reportar lo que sucede sino, más bien, dar forma a la opinión pública de acuerdo con las agendas del poder corporativo dominante".