Los policías lanzaron bombas lacrimógenas. Mujeres y niños que transitaban por allí fueron afectados. (Luis Gonzáles)
Los policías lanzaron bombas lacrimógenas. Mujeres y niños que transitaban por allí fueron afectados. (Luis Gonzáles)

A pocas horas de que el presidente Ollanta Humala dirija su mensaje a la nación por el Día de la Independencia del país, miles de manifestantes protestaron en contra del Gobierno durante el primer día de movilizaciones convocado por la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) y otras organizaciones, las cuales terminaron con al menos 16 detenidos. Hoy se realizará una segunda jornada.

Los miembros de diferentes grupos sindicales, sociales, de estudiantes y otros gremios se concentraron ayer en la plaza Dos de Mayo, desde donde partieron a las 10 y 30 de la mañana hacia el Congreso.

La multitud –que se extendía por varias cuadras desde el referido punto de convocatoria hasta la plaza Grau– estaba liderada por los dirigentes de la CGTP, Mario Huamán y Olmedo Auris, así como por los legisladores Manuel Dammert, Yonhy Lescano y Jorge Rimarachín y por otros sindicalistas.

Cada vía principal que podía conducir a las inmediaciones del Palacio de Gobierno o del Congreso se encontraba bloqueada por decenas de policías que impedían el acceso a avenidas como Tacna y Abancay. A las 12 horas –luego de haberse desplazado por las avenidas Nicolás de Piérola, Garcilaso de la Vega, Miguel Grau y Abancay–, los manifestantes llegaron al Parque Universitario.

En ese punto, un contingente policial –de alrededor de 100 efectivos– interrumpió el avance de la marcha.

Tras una breve coordinación con un oficial de la Policía Nacional, una comisión de 11 personas –entre quienes estaban Mario Huamán, los mencionados legisladores y Rocío Silva Santisteban, de una ONG de derechos humanos– recibió la autorización para ingresar a la sede de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), donde se reunió con el premier Juan Jiménez. Mientras aguardaban por el retorno de los dirigentes, los manifestantes prosiguieron con sus arengas en contra del Gobierno.

BARRA BRAVAA las 12 y 40 de la tarde, decenas de barristas del club Universitario de Deportes, algunos con los rostros cubiertos, aparecieron de manera intempestiva con pancartas y banderolas de su equipo de fútbol.

Ellos gritaban frases agresivas y, después, comenzaron a lanzarles piedras y objetos contundentes a los efectivos policiales, quienes respondieron disparando bombas lacrimógenas a discreción. Esto motivó que la multitud se dispersara por diferentes avenidas. El gas alcanzó a mujeres, a niños y a comerciantes que transitaban por la zona.

Posteriormente, un grupo de 20 jóvenes apristas empezó a provocar a los agentes, quienes los dispersaron con gases lacrimógenos.

Primero fue detenido un supuesto barrista de la 'U' que no se quiso identificar. Después se intervino a dos apristas y a otras personas.

El general PNP Luis Praeli, jefe policial de Lima, afirmó que en Seguridad del Estado permanecen 16 sujetos bajo investigación fiscal.

Por la tarde, la PCM emitió un comunicado en el que informaba de la reunión con los dirigentes de la marcha y de los alcances de la Ley del Servicio Civil, que es uno de los principales motivos de las protestas.